<
>

Dominicana pagó caro por no rematar cuando pudo

play
Canó puso el juego por una (0:26)

Estados Unidos 4-3 Dominicana (7 INN) (0:26)

SAN DIEGO -- República Dominicana desaprovechó muchas oportunidades de noquear a su rival del sábado en el Clásico Mundial de Béisbol y eso le costó regresar a casa antes de lo planificado y sin tener la oportunidad de defender su corona en el terreno de juego.

Giancarlo Stanton bateó un jonrón de dos carreras contra Ervin Santana en la cuarta entrada y el jardinero central Adam Jones robó un cuadrangular a Manny Machado, su compañero de los Orioles de Baltimore, para que Estados Unidos derrotara 6-3 a República Dominicana ante 43,002 fanáticos en el Petco Park de San Diego, en un emocionante partido que otorgaba el último boleto a las semifinales de la próxima semana en Los Ángeles.

Con su triunfo ante el aún vigente monarca mundial, Estados Unidos avanzó para enfrentar a Japón, el martes en Dodger Stadium, en la semifinal dos del campeonato. Puerto Rico y Holanda jugarán el lunes, en la primera semifinal. Los ganadores avanzarán al partido por el campeonato, que República Dominicana obtuvo hace cuatro años con marca perfecta de 8-0.

República Dominicana, cuya lujosa alineación incluía seis Todos Estrellas de Grandes Ligas, se fue de 11-1 con corredores en posición anotadora y dejó ocho corredores varados en los senderos en el juego del sábado y cerró la ronda del Grupo F bateando .230.

''Tuvimos nuestras oportunidades de anotar carreras, no lo hicimos, y al final se ve la diferencia que hay en este juego cuando uno tiene la oportunidad y no rematas'', dijo el manager Tony Peña. ''Es igual que un boxeador, cuando lo tienes sobre las cuerdas y no lo terminas. Nosotros hoy no lo pudimos terminar'', agregó el capataz.

''No hay excusas, no pudimos dar el batazo para ayudar a nuestros lanzadores a trabajar sin tener que preocuparse de la pizarra, pero esas son cosas que pasan en el béisbol. Estados Unidos jugó mejor y merece estar en las semifinales'', dijo el intermedista Robinson Canó, quien tuvo su mejor juego del campeonato, bateando de 4-2 con jonrón, doble, dos anotadas y dos impulsadas.

En un encuentro de altos kilates y muchas expectativas, los norteamericanos tomaron venganza ante los dominicanos, que le habían ganado los dos enfrentamientos anteriores, incluyendo en la primera ronda, el pasado sábado en Miami ante una asistencia récord para el Marlins Park.

El derecho Ervin Santana comenzó, quien entró en roster para la segunda ronda del campeonato, abrió lanzando por la zona de strike sus primeros cinco pitcheos y retiró a seis de siete bateadores en las primeras dos entradas para dos ceros con pocos inconvenientes. Santana, el probable abridor del día inaugural para los Mellizos de Minnesota, no ha permitido carreras en cinco entradas en la primavera, pero no lanzaba desde el 4 de marzo, cuando laboró tres episodios contra los Azulejos de Toronto.

El tirador quisqueyano fue atrapado por los bateadores norteamericanos en el tercero. Stanton bateó sencillo, Jonathan Lucroy lo movió a tercera con otro hit, Ian Kinsler se arrastró por el cuadro para forzar en segunda base y empujar a Stanton. Después de dos outs Christian Yelich metió largo doble que impulsó a Kinsler para empatar 2-2.

En el cuarto, Santana retiró a los dos primeros bateadores, pero el torpedero Brandon Crawford pegó sencillo y Stanton le siguió con su cañonazo de 403 pies al segundo balcón del jardín izquierdo para poner el marcador 4-2 a favor de Estados Unidos ante la algarabía de la mayoría de aficionados que llenaron el parque de los Padres de San Diego.

En su debut en el Clásico Mundial de Béisbol, Santana (0-1) permitió seis hits y cuatro carreras, no transfirió bateadores y ponchó dos. El zurdo Danny Duffy (2-0) se anotó su segundo triunfo del campeonato.

''Hicimos lo que pudimos para tratar de retener la corona, pero no pudimos. No hay mucho que analizar'', dijo Santana, quien entró en el roster por el derecho Wily Peralta, de los Cerveceros de Milwaukee.

Los dominicanos habían tomado la delantera en la primera entrada contra Duffy. Después que fildeó limpiamente un rodado de José Reyes, el torpedero Crawford, ganador del Guante de Oro de la Liga Nacional en las dos temporadas anteriores, cometió error en batazo de Machado, quien anotó por doblete de Canó. El inicialista Carlos Santana impulsó a Canó con fuente sencillo al jardín derecho para poner el 2-0.

Duffy se metió en problemas en el segundo, cuando permitió sencillo al jardinero Gregory Polanco y doble al receptor Welington Castillo, pero se repuso dominando a Reyes, Machado y Canó sin permitir que impulsaran al corredor de tercera base. El norteamericano dejó el juego tras laborar cuatro episodios de seis hits y una carrera para anotarse el triunfo.

República Dominicana volvió a desperdiciar otra situación de corredores en tercera y segunda con menos de dos outs frente al relevista Pat Neshek en el quinto. Machado bateó sencillo contra Duffy, decretando partida del zurdo de los Reales de Kansas City. Neshek dominó a Canó, pero Nelson Cruz bateó doblete. Entonces Neshek le quemó el bate a Santana, quien conectó elevadito a tercera base, y ponchó al jardinero Starling Marte, quien apareció en partidos consecutivos por primera vez, tras ser limitado por una lesión en el tobillo derecho.

''Tratamos de buscar el palo largo en esas situaciones en lugar de jugar el juego pequeño. También hay que darle crédito al otro equipo. No estábamos jugando solos. Ellos hicieron los lanzamientos necesarios en cada situación y nosotros no pudimos hacer el ajuste y ejecutar'', dijo Peña.

Además de la ausencia del hit oportuno, los dominicanos fueron afectados por la gran intensidad defensiva de Estados Unidos en algunos momentos claves del encuentro, especialmente en la séptima entrada. Lanzando el relevista derecho Tyler Clippard, Machado bateó una recta por encima del lado derecho de la verja del jardín central, pero Jones hizo una atrapada espectacular, dando un salto felino y metiendo su guante dentro del público para robarse un jonrón.

Cuando aún los aficionados estaban aplaudiendo la jugada, Canó bateó cuadrangular por el jardín izquierdo para acercar a República Dominicana por una carrera.

''Aún estoy conmocionado de pensar que llegué a la pelota. Esa bola salió bien rápido y lejos del bate y solamente me mantuve corriendo. Es mi estilo de jugar'', dijo Jones.

Estados Unidos anotó las carreras del seguro de vida en la octava entrada contra el derecho Alex Colomé. Yelich negoció boleto, Arenado falló, pero Eric Hosmer recibió pelotazo. Después que el coach de pitcheo Bill Castro entró a calmar a Colomé, Andrew McCucthen pegó doble que impulsó a Yelich y Hosmer.

En el noveno, Luke Gregerson retiró a los tres bateadores que enfrentó para apuntarse su segundo salvamento del torneo y meter a Estados Unidos a su segunda semifinal del Clásico Mundial de Béisbol. En el 2009, también en Dodger Stadium, la selección de las barras y las estrellas perdió 9-4 ante Japón y falló en llegar a la final por primera vez.

Polanco se fue de 4-3 y bateó .636 en el torneo, para ser el mejor bateador dominicano. El jardinero José Bautista fue dejado en la banca el sábado, debido a una rigidez en la espalda.

''Me siento muy orgulloso de cada uno de esos muchachos y el país debe sentirse muy orgulloso de ellos. Muchos de ellos jugaron con dolor y siempre dispuestos, sin salirse de los juegos. Estos jugadores me hacen sentir muy orgulloso'', dijo Peña.