<
>

Holanda, lista para dar el salto a la Final del Clásico

play
La clave contra Puerto Rico es el pitcheo, afirman peloteros holandeses (0:47)

Tanto Jonathan Schoop como Andrelton Simmons, consideran el buen funcionamiento del bullpen como lo más importante en las aspiraciones del triunfo. (0:47)

LOS ÁNGELES -- Por segundo Clásico Mundial consecutivo, Holanda tiene que enfrentar un equipo invicto en las Semifinales.

A diferencia de 2013, cuando la inexperta y sorpresiva selección del Reino de los Países Bajos fue derrotada por el eventual campeón, República Dominicana, en esta ocasión, la tropa del manager Hensley Muelens tiene más experiencia y confianza para enfrentar la ronda más dura del campeonato.

“Esa es la palabra: ‘experiencia’. Estos chicos son cuatro años mayores, más experimentados, con mucho éxito en sus carreras en Grandes Ligas en los últimos años y eso dice mucho”, afirmó Muelens durante la práctica del domingo en Dodger Stadium.

“Además, nos topamos con un equipo dominicano muy caliente (en 2013). Ahora vamos contra Puerto Rico, el más caliente de este Clásico. Ambos estaban invictos cuando jugamos contra ellos. Ahora sabemos que estos muchachos (holandeses) están listos para el desafío. Tenemos pitcheo. Estamos listos para el reto”, agregó el piloto.

Holanda, que terminó segundo en la zona oriental, enfrentará a Puerto Rico, líder del lado occidental, en la primera Semifinal del mundial de pelota el lunes, en la legendaria casa de los Dodgers de Los Ángeles.

El derecho Rick Van den Hurk (1-0, 0.00) abrirá por los holandeses y el derecho Jorge López (1-0, 2.08) por los boricuas en el duelo que definirá al primer finalista. El otro saldrá del encuentro entre Estados Unidos y Japón.

Los holandeses fueron eliminados en la primera ronda del primer Clásico Mundial en 2006, pero tres años después vencieron dos veces al súper favorito República Dominicana en San Juan, Puerto Rico, para pasar a la segunda fase.

En 2013 eliminaron a Cuba en primera ronda y llegaron hasta la Semifinal de San Francisco, California, y fueron derrotados por los quisqueyanos, que, eventualmente, se coronaron campeones invictos.

Los torpederos Xander Bogaerts, de los Medias Rojas de Boston, Andrelton Simmons, de los Angelinos de Anaheim, Didi Gregorius, de los Yankees de New York, el segunda base Jonathan Schoop, de los Orioles de Baltimore, y el utility Jurickson Profar, de los Vigilantes de Texas, constituyen la base de la selección naranja.

En el Clásico de 2017, Holanda derrotó al gran favorito del Grupo A, Corea del Sur, en su propia casa el 7 de marzo y aseguró el pase a la segunda ronda con un triunfo ante Taiwán al día siguiente.

En la segunda fase, en Tokio, Japón, perdieron ante el local, pero procedieron a aplastar al hasta entonces caliente Israel y al legendario Cuba. A los caribeños los noquearon 14-1 en un choque reducido a siete entradas.

El jardinero Wladimir Balentien bateó para .591 (13 de 22) con tres jonrones y 10 carreras impulsadas en los primeros seis juegos y fue electo el Jugador Más Valioso de la primera ronda en Seúl.

Profar bateó para .522 (12 de 23) con cinco dobles y un cuadrangular, mientras que Gregorius bateó para .348 con ocho carreras impulsadas.

“La última vez que jugué era muy joven. Estaba tan nervioso durante este torneo como nunca he estado. Así que ha sido divertido”, dijo Bogaerts, quien fue convocado el año pasado a su primer Juego de Estrellas en su tercera temporada como torpedero regular de los Medias Rojas.

Bogaerts aceptó moverse a la tercera base en el Clásico Mundial para facilitar que Simmons y Gregorius puedan estar todos los días en la alineación.

“Conozco a estos tipos desde hace mucho tiempo y estar en el mismo equipo es definitivamente muy emocionante”, agregó Bogaerts, ganador de dos Bats de Plata en Grandes Ligas.

Van den Hurk, antiguo miembro de los Marlines de Miami, Piratas de Pittsburgh y Orioles y quien ahora juega en Japón, lanzó cuatro entradas en blanco contra el poderoso Corea del Sur.

Para el choque contra Puerto Rico, Holanda agregó a su bullpen al sólido cerrador de Dodgers, Kenley Jansen, quien jugó en el Clásico de 2009, pero como receptor.

“Kenley hará el juego más corto para nosotros. Es uno de los mejores cerradores en el beisbol. No estaba listo al principio del torneo, pero ahora está más cerca de la temporada y ya está listo. No podríamos estar más contentos de tenerlo con nosotros”, afirmó Muelens.

Holanda ha ganado 22 de las 31 ediciones del Campeonato Europeo de Beisbol celebradas desde 1954 y arrancó el Clásico de 2017 como el número 9 en el ranking de la Federación Internacional.

Un triunfo contra Puerto Rico le daría a Holanda un lugar en la Final del mayor evento que tiene el deporte de la pelota actualmente, algo que, seguramente, ayudaría al crecimiento de la disciplina en el país europeo y en las islas caribeñas que forman parte del reino.

“Para nosotros, (el beisbol) en las islas ya ha crecido, ya está en la cima. Lo que ha sucedido en los Países Bajos es el despertar. La gente sabe que tenemos mejores jugadores de nuestro país jugando al más alto nivel y más y más niños desean jugar ahora en los Países Bajos y eso es todo”, sentenció Muelens.