eSports
Elaine Teng 18d

LoL Worlds: Carros de comida vs. la comida de la arena

Como niña, a mi familia no le gustaba ir a eventos deportivos. ¿Por qué pagar mucho dinero para sentarte en un lugar incómodo con asientos lejanos para ver toda la acción? Una razón: la comida.

Con eso, fui en busca de la mejor comida en las semifinales de League of Legends World Championship en Shanghái. El secreto está afuera de la arena.

El Shanghai Oriental Sports Center ofrece comida estadunidense estándar con un ligero toque chino. Por 30 yuanes (alrededor de 85 pesos mexicanos), hay pizza de pepperoni, hawaiana o queso. La otra opción, por 10 yuanes (casi 30 pesos) es el “súper hotdog”, que consiste en dos tipos de carne misteriosa.

Una carne misteriosa resultó ser atún. Todavía me pregunto lo que había en esa salchicha. Para aperitivos más pequeños elegí entre palomitas, refrescos, papas de varios tipos y, mi favorito, el yogurt chino.

Pero afuera de la arena, en el camino hacia la entrada estaba la verdadera comida. Entre los revendedores que ofrecían boletos y los vendedores con banderas e indumentaria del equipo, había carros de comida y bebidas. Sorprendentemente todos aceptaron WeChat Pay, que parece ser una forma de pago dominante en China. (Es como Usar Facebook para comprar un hot dog en Nueva York).

La mayoría de los carros vendían lo mismo: ji dan bing, algo parecido a una crepa de huevo chino. Con las advertencias de mi madre sobre la calidad de los alimentos en la calle en mente – China ha luchado mucho por la limpieza en la comida – me acerqué cautelosamente.

El vendedor ofrecía dos tipos de carne: pollo y salchicha. Por tranquilidad ordené de pollo. El vendedor colocó la masa sobre la plancha, luego rompió un huevo al lado. Justo cuando el huevo estaba casi cocinado, le dio vuelta a la crepa para que el huevo se dorara y se cocinara la masa. Luego agregó el pollo, lechuga fresca y un poco de aceite de chile, lo dobló y lo metió en una bolsa para llevármelo.

Todavía estaba nerviosa en comérmelo. Pero luego fui con unos australianos que estaban en el torneo por trabajo. Uno de ellos estaba mordiendo su ji dan bing. Me dijo que estaba delicioso y no estaba preocupado. Entonces me senté, respiré hondo y di el primer paso. Estaba en lo correcto. La envoltura era crujiente y deliciosa, el huevo le daba textura y sabor extra. El pollo era picante, lo que me hizo desear haber comprado una bebida, pero la lechuga ayudó a quitar lo picante. Todo por solo 10 yuanes, casi 30 pesos mexicanos.

Con la boca ardiendo por el picante, busqué un postre. Había deseado patatas dulces, una cura dulce para mis dientes, desde que vi a los vendedores ambulantes en Guangzhou durante los cuartos de final de los Worlds. Me acerqué a otro vendedor con un mini horno en su carrito. Cobró por la libra por 4 yuanes (poco más de 10 pesos mexicanos) y me fui con una papa dulce horneada.

Comida en la calle: 1

Comida en la arena: 0

^ Al Inicio ^