<
>

Los Patriots retomaron donde dejaron el año pasado

FOXBOROUGH, Massachusetts (ESPNdeportes.com) -- Randy Moss tuvo 5 recepciones para 130 yardas, incluida una atrapada de 73 yardas para touchdown, pero su formidable debut con los colores negro y plata no alcanzó para que los Raiders iniciaran la temporada con el pie derecho.

Del otro lado estaba Tom Brady, inspirado como de costumbre en las grandes ocasiones, y los New England Patriots vencieron en Foxboro a Oakland, por 30 a 20.

Brady repartió sus pases entre ocho jugadores distintos, y terminó su elegante velada con 24 de 38, para 306 yardas y 2 touchdowns, sin intercepciones, para un índice de pasador de 105.8.

La defensa de los Raiders no respondió frente a la eficiencia de Brady, y las propias penalidades, tanto a la defensiva como en ataque, terminaron por hundir a Oakland. Los Raiders acumularon 16 penalidades aceptadas durante el partido, para un total de 149 yardas, contra apenas 7 para 46 yardas de los Patriots.

El juego había arrancado con optimismo para los Raiders. Courtney Anderson atrapó un pase de dos yardas de Kerry Collins para touchdown, en la primera serie ofensiva de los Raiders, una marcha que recorrió 72 yardas en 6 jugadas.

Poco después, sin embargo, Deion Branch demostró que no sólo rinde en playoffs, y atrapó un pase de 18 yardas de Brady para touchdown, con 2 minutos por jugar en el primer cuarto, que sumado a un gol de campo anterior de Adam Vinatieri, le dio la ventaja a los dueños de casa. Por su parte, Branch terminaría el encuentro igual que terminó en el Super Bowl XXXIX: como el mejor receptor de los Pats. En este caso, con 7 recepciones para 99 yardas y un TD.

A mediados del segundo período llegó la gran jugada de Collins y Moss, quienes se conectaron para un pase de anotación de 73 yardas, que puso a los Raiders al frente en el marcador.

Pero New England respondió rápidamente, con una serie ofensiva de 64 yardas, que culminó con un pase de 5 yardas de Brady a Tim Dwight, para lograr el touchdown que les permitió a los Patriots irse arriba en el marcador al cabo de la primera mitad.

En el tercer período, Vince Wilfork, el tackle nariz de segundo año de los Pats, se quedó con un balón de Collins, y la ofensiva local se encargó de hacer pagar el error.

Fue el momento en que empezó a inclinarse la balanza del partido a favor de los actuales campeones. Con los Raiders al ataque, Richard Seymour empujó al centro de Oakland, Jake Grove, contra el quarterback Collins. Mientras tanto, el liniero Jarvis Green ingresó por la derecha y golpeó a Collins cuando éste trataba de lanzar. El balón se le escapó a Collins y cayó en las manos de Wilfork en la yarda 20 de los Raiders. Tres jugadas después, New England sacaba 9 puntos de ventaja en el marcador, tras una corrida de TD de 8 yardas de Corey Dillon.

Promediando el último cuarto, los Patriots estiraron la diferencia a 16 puntos, con otra anotación por tierra de Dillon, esta vez de 2 yardas.

Los Raiders necesitaban ahora dos touchdowns con sendas conversiones de 2 puntos para igualar el juego. A tres minutos del final consiguieron anotar 6 puntos con un pase de 5 yardas de Collins a Anderson, pero fallaron la conversión de 2 puntos.

Fue el 35° triunfo de New England en 39 juegos, dede el inicio de la campaña del 2003.