<
>

La prueba de la química de los Cowboys comienza ahora

FRISCO, Texas - Un tema recurrente en la existosa temporada de 2016 de los Dallas Cowboys era la química dentro del equipo.

El que la química halla sido la causa de las victorias o que las victorias hallan sido a causa de la química sigue siendo una de las interrogantes, pero los Cowboys claramente creen en ello.

El lunes los Cowboys oficialmente comenzaron su programa de temporada en The Star, pero por la gran parte del último mes, un número de jugadores han estado en la facilidad para practicas de los capitanes que son extraoficiales.

La Fase 1 del programa de temporada muerta en realidad no es muy diferente a los que los jugadores ya han estado haciendo, con la excepción que ahora puede haber contacto oficial con los entrenadores de fortaleza y acondicionamiento. Los jugadores pueden pasar por esas rutinas, al igual que rehabilitación en caso de estar lesionado.

La Fase 2 del plan dura tres semanas con los jugadores y entrenadores interactuando por primera vez en sesiones educativas en el terreno, pero la ofensiva y la defensiva no pueden entrenar una contra la otra.

Los Cowboys comenzarán la Fase 3 del programa el 23 de mayo y tendrán tres semanas de actividades organizadas por el equipo (un total de 10 pr[acticas) seguido por el único evento mandatorio de la temporada: el minicampamento de junio para los veteranos. No habrá contacto ni equipo, pero la ofensiva y defensiva pueden ir una contra la otra en ejercicios uno-contra-uno, siete-contra-siete y 11-contra-11.

Hace un año, los Cowboys dijeron que su trabajo de temporada muerte creó la camaradería que los ayudó a navegar por aguas profundas durante la temporada. El entrenador en jefe, Jason Garrett, es creyente del axioma de que jugadores que trabajan juntos, se mantienen juntos. Los Cowboys tuvieron que lidiar con lesiones más allá de la fractura de compresión que sufrió Tony Romo en la pretemporada, y aún así tuvieron éxito. El tackle izquierdo Tyron Smith, el ala abierta Dez Bryant, los esquineros Orlando Scandrick y Morris Claiborne y el guardia izquierdo La'el Collins todos perdieron tiempo significativo por lesiones el año pasado, pero los Cowboys sienten que el trabajo que hicieron entre mayo y junio les sirvió de bien en septiembre.

Mientras muchos de los Cowboys que firmaron como agentes libres han estado en The Star para las sesiones con los capitanes, el comienzo del programa de temporada muerte permite a jugadores como Nolan Carroll II, Stephen Paea, Damontre Moore y Byron Bell acostumbrarse a como los Cowboys van sobre su rutina de manera oficical.

Los entrenamientos también permitirán a jugador que están regresando tras perder la temporada pasada, como Jaylon Smith y Charles Tapper, entrar el terreno lejos de proceso de rehabilitación. Jugadores como DeMarcus Lawrence (espalda) y Tyrone Crawford (hombro), que están regresando de cirugías en la temporada muerta, podrán tener la oportunidad de aumentar su carga de trabajo.

Los Cowboys también estarán en busca de nuevos líderes en el equipo.

Los Cowboys perdieron a Romo, Barry Church y Brandon Carr, sea a la cabina de CBS o a la agencia libre. Eso tres jugadores tenían roles significativos y eran voces de liderato que los Cowboys extrañarán.

Jason Witten y Sean Lee tienen las voces más importantes en ambos lados del balón, pero Dak Prescott y Bryant tendrán la oportunidad de entrar en roles más importantes, al igual que el profundo Byron Jones, quien está en su tercer año. El tipo de líder que Garrett piensa tiene el mejor efecto es ese que lidera con el ejemplo. No se trata de cuánto peso se levanta o cuán rápido pueden correr, sino de cuán dedicado está al proceso.

Ese proceso comienza oficialmente el lunes.

Si los Cowboys pueden igualar o mejorar en 2017 el éxito que disfrutaron en el 2016, podrán mirar al trabajo que hicieron en marzo, abril y mayo.