<
>

Tony Romo cambia los ángulos de su preparación en el offseason

Por primera vez desde 2002, Romo no estará para el inicio del training camp de los Cowboys. AP

Por primera vez desde que era un niño pequeño, Tony Romo no pasa su verano preparándose para jugar futbol americano. El 22 de julio, los Dallas Cowboys viajarán a Oxnard, California, para el inicio del training camp, y por primera vez desde 2002, Romo no estará ahí. Tony le dijo adiós a su carrera como jugador para iniciar otra como comentarista con CBS, acuerdo al que llegó en abril, pero su preparación no ha terminado.

"Se siente un poco que estoy entrenando para algo", dijo Romo en una conferencia de prensa en el American Century Championship, en Lake Tahoe. "Como analista, también estoy aprendiendo mucho, y estoy tratando de evaluarme a mí mismo lo más que puedo. Y eso significa hacerlo. Es difícil encontrar nuevos caminos para hacerlo una y otra vez. Pero, los estoy encontrando y eso mantiene la naturaleza competitiva, obviamente, me mantiene cerca del juego que me apasiona. Así que, en este momento, no se siente tan diferente porque aún estoy muy involucrado en el juego.

"La única cuestión diferente será que, probablemente, mi cuerpo se senitrá mejor al final de agosto".

En preparación para su primera temporada como analista principal de la cadena CBS, Romo ha pasado por lo que él mismo llama un "campamento militar para novatos", analizando juegos con su compañero Jim Nantz, así como el hombre 'play-by-play' de Cowboys en radio por mucho tiempo, Brad Sham.

"Cuando tomé este trabajo, realmente no sabía cómo funcionan las cosas operativamente", dijo Romo. "No sabía cosas como a dónde miras durante el juego, si ves el terreno de juego, si ves al estudio de televisión y todas esas pequeñas cosas que tienes que aprender, algunas personas pueden decírtelo, pero yo quería pasar por esa experiencia.

"Encontramos la manera, y le doy a CBS el primer crédito por encontrar la forma de que pasara. Hemos hecho un gran trabajo con eso en Dallas".

Un desafío significativo para un jugador que se convierte en analista, típicamente, es tener que enfrentarse a las críticas que hará a los jugadores, aún tratándose de ex compañeros de equipo.

"En los primeros dos juegos que hice, algunos de mis jefes de CBS estaban ahí y me dijeron, 'sabes, no tenemos que ser tan duros'", dijo Romo. "Asi que pienso que parte de ello será, probablemente, encontrar esa línea fina, porque el estándar de este juego es alto. Para ganar y ganar un campeonato o llegar ahí, nunca tuve la oportunidad de obtenerlo, y es algo de que lo que siempre me arrepentiré. Pero, al mismo tiempo, entiendo lo que se necesita para ser bueno. Colocarse uno mismo en la posición de llegar a los playoffs es difícil y, después, ganar los juegos ahí. Y hacerlo como Tom Brady lo hace es astronómico, no trabaja igual con la mayoría de los jugadores porque estás tratando de ganar uno... ése es el estándar. Los Tom Bradys, los Peyton Mannings. Eso es lo que estás evaluando. Ahora tengo que entender eso y saber que ciertas cosas son más fáciles para unos que para otros y hablar de eso".

Romo es uno de los favoritos este fin de semana en el torneo de golf en Lake Tahoe. No ha jugado en el evento desde 2012, pero terminó entre los cinco mejores, cada año, de 2009 a 2012. Sin más futbol americano por jugar, Romo ha podido trabajar en este juego. No avanzó en la ronda clasificatoria del U.S. Open a inicios de la primavera, pero ha jugado otros torneos, y participará en el Western Amateur el próximo mes.

Mientras el verano sigue su marcha, se mantendrá ocupado en su nuevo trabajo y la presión que ello conlleva.

"Cada uno tiene sus características únicas", dijo Romo sobre ser quarterback titular y comentarista principal. "Pero, 'presión', también es un término único en el sentido de qué tanto lo haces así. Pienso que cuando era un joven en el futbol americano, sentía mucho nerviosismo por tratar de conseguir esta meta, ser bueno en lo que había perseguido toda la vida y porque, de pronto, ahí estaba enfrente. He aprendido con el paso de los años que si quieres una oportunidad por ser bueno, cuando te paras ahí, te pertenece. Así que pienso que, probablemente, mi mente está en el escenario correcto para ser un poco más exitoso, más temprano de lo que fui en el juego. Diciendo eso, me puede tomar nueve años ser un comentarista decente, pero me gusta pensar que será en menos tiempo".