NFL Equipos
Brady Henderson | ESPN.com 13d

La movilidad es clave para Russell Wilson y los Seahawks

RENTON, Wash. -- No siendo exactamente una máquina de citas célebres en la mayoría de los días, Russell Wilson sacó una buena esta semana cuando estaba hablando del último partido en la carretera de los Seattle Seahawks contra los Los Angeles Rams.

El partido se dió en la Semana 2 de 2016 y fue un día que la ofensiva de Seattle podría dejar en el olvido. Los Seahawks tuvieron siete patadas de despeje, cruzaron el medio campo solo tres veces y perdieron un balón suelto en ruta a una derrota por 9-3. Fue el menor total de puntos anotados para los Seahawks desde un partido en el 2011 en el cual Charlie Whitehurst fue el quarterback titular.

Ninguna defensa le ha dado más problemas a los Seahawks como lo ha hecho la defensa de los Rams en las últimas temporadas, y Seattle estaba aún más alicaída para ese partido. Una semana antes, Wilson había sufrido un esquince del tobillo -- la primera de dos lesiones de pierna significativas que sufrió en el 2016 -- cuando Ndamukong Suh pisó su pie. Predeciblemente, no podía correr muy bien esa tarde en Los Angeles.

O, como el dijo:

"Me estaba moviendo como si fuera un saco de ladrillos", dijo Wilson, consiguiendo sonrisas de los reporteros presentes. "En realidad no me podía mover muy bien la última vez que jugamos en el Coliseum ... El tobillo estaba bastante mal ese día. Me lo envolvieron como nunca, pero yo sencillamente estaba cojeando".

Eso fue en aquel entonces. Ahora Wilson se está moviendo bien otra vez, algo que podría ser un factor tan determinante como cualquier otro cuando los Seahawks (2-2) se enfrenten a los Rams (3-1) otra vez el domingo en Los Angeles.

Wilson lidera la NFL con 127 yardas por tierra en acarreos para evitar presión tras cuatro partidos, según ESPN Datos. Solo tuvo 202 yardas en toda la temporada pasada cuando la lesión del tobillo y luego otro esguince de un ligamento en su otra pierna le quitaron toda su velocidad. Sus 259 yardas por tierra la temporada pasada fueron menos de la mitad de lo que había promediado en sus primeras cuatro temporadas y uno de los factores por el cual el juego por tierra de Seattle se derrumbó en el 2016.

Pero ha sido evidente por un tiempo que Wilson ha recuperado la mobilidad que lo ha convertido quizás en uno de los quarterbacks más difíciles de capturar en la NFL. El último indicador vino la semana pasada cuando cuando bajó en el bolsillo para pasar y al enfrentar presión salió corriendo para un touchdown de 23 yardas. Es el tipo de jugada que lo convirtió en una estrella, pero una que no podía hacer hace un año debido a las lesiones en sus piernas.

"Para mí, siempre es fabuloso cuando uno se puede mover", dijo Wilson. "Creo que en este juego, con lo rápido que son algunas de esas alas defensivas y linebackers y todo el mundo, uno tiene que poder moverse para hacer algunos tiros y hacer unas cosas".

Especialmente contra los Rams.

Quizás no hay peor oponente posición por posición para los Seahawks y su históricamente retada línea ofensiva contra el fortalecido frente defensivo de Los Angeles. Los Seahawks tienen marca de 5-5 en sus últimos 10 partidos contra los Rams con su última victoria en la carretera viniendo en un lunes en la noche cuando los Rams aún jugaban en St. Louis en el 2013. Una constante en todos esos partidos ha sido el dominio de la línea defensiva de los Rams sobre los Seahawks.

Según Pro Football Reference, Wilson ha sido caputrado en 39 ocasiones en 10 partidos contra los Rams, el máximo total contra cualquier otro oponente. Para comparar, los San Francisco 49ers (31 capturas en 11 partidos) y Arizona Cardinals (29 capturas en 10 partidos) están muy detrás de los Rams.

No debe ser una gran sorpresa dado el talento que Los Angeles presenta en su frente defensivo. El tackle defensivo Aaron Donald es quizás el mejor jugador defensivo de la liga. Robert Quinn, un ex ala defensiva que ahora juega linebacker exterior en el esquema 3-4 que presentan los Rams, tuvo 40 capturas en tres años desde el 2012 hasta el 2014. El tackle defensivo Michael Brockers y el linebacker Alec Ogletree ambos fueron selecciones de primera ronda.

Donald tiene cuatro capturas en seis partidos en su carrera contra los Seahawks. El y Brockers se combinaron para romper una jugada de cuarto down contra Seattle que selló una victoria de los Rams en el partido inaugural de 2015. Así que el entrenador de los Seahawks, Pete Carroll, estaba hablando con experiencia propia al describir a Donald como "problemático. Una verdadera pesadilla".

"Es que no hay nadie como él en términos de velocidad", dijo Carroll. "Para un tipo que en realidad no tiene gran estatura, tiene fortaleza extraordinaria y es explosivo con la habilidad de separarse del bloqueo. Hace jugadas extraordinarias que otros no pueden hacer. Uno nunca sabe lo que va a ocurrir, así que él representa un reto real cuando uno juega contra él".

La línea ofensiva de Seattle ha dado muestras de mejoría desde su desastroso partido de la Semana 1. Pero aún sigue permitiendo presión en el 31.5 por ciento de los intentos de pase, la cuarta relación más alta en la NFL, según ESPN Datos.

Y estos siguen siendo los Rams. Aunque han estado ganando partidos con una ofensiva que de momento se ha convertido en peligrosa más que con su defensiva, los Rams siguen consistentemente generando presión sobre los quarterbacks opositores.

^ Al Inicio ^