<
>

Los 10 partidos más memorables de Tom Brady

play
Brady alcanza la cima de triunfos entre QB's. (1:13)

El legendario número 12 de los Patriots superó a Peyton Manning en dicho rubro y sigue acrecentando su leyenda en la NFL. (1:13)

La ilustre carrera de Tom Brady ha estado marcada por la consistencia y como reflejo de ello está la nueva marca que acaba de imponer para un mariscal de campo en lo que a triunfos en temporada regular se refiere.

Actualmente posee 277 partidos en su historial y 212 victorias de forma combinada, cifra que ningún otro jugador de su posición ha alcanzado en el deporte.

Sus 18 años en la NFL han regalado algunos de los partidos y momentos más memorables, pero a continuación 10 de sus presentaciones más sobresalientes.

Presentación ante los New York Jets (2001)

Uno de sus rivales más enconados han sido los neoyorquinos, principalmente durante la era de Rex Ryan, y curiosamente el egresado de Michigan, y de 24 años en ese momento, tuvo su primera gran oportunidad en la NFL tras la ahora famosa lesión de Drew Bledsoe.

Brady ingresó al campo para la última serie del último cuarto con el marcador en contra 10-3 y fue capaz de mover a la ofensiva desde su propia yarda 26 hasta la 29 del rival incluyendo cinco pases completos para 46 yardas. Salió con la derrota a cuestas, pero a partir de ese momento ya no soltaría la titularidad.


El juego del 'Tuck rule' (2001)

Bajo una intensa nevada, el N°12 vivía su primer juego de playoffs ante un rival con amplía experiencia en ese tipo de compromisos, los Oakland Raiders.

En una batalla dominada por las defensivas, los New England Patriots, campeones de la División Este por primera vez desde 1997, requirieron de un gol de campo de 23 yardas de Adam Vinatieri en tiempo extra para ponchar su boleto hacia Pittsburgh y la Final de Conferencia, no sin antes jugar un poco con la suerte.

En una de las jugadas más controversiales de la postemporada, con el marcador en contra 10-13 y 1:50 por jugar, Charles Woodson capturó al mariscal de campo para que este soltara el balón a lo que los oficiales, tras la revisión, determinaron que era pase incompleto. Esa serie acabaría con un intento exitoso de 45 yardas que empató el juego.

Brady registró 312 yardas en 32 pases completos de 52 intentos en su primera aparición en playoffs.


Llega el primer campeonato (2001) Super Bowl XXXVI

Tras disponer de dos rivales de jerarquía en playoffs --Raiders y Steelers-- los Patriots regresaban al juego por el Vince Lombardi, trofeo que se les había negado en sus dos anteriores presentaciones (1985 y 1996).

Brady, aún de 24 años, sólo contaba con 16 partidos de experiencia en la NFL y enfrente tenía a un ya experimentado Kurt Warner.

En lo que ya se ha convertido en algo típico, el mariscal de campo de la franquicia de Massachusetts tomó la ofensiva con 1:21 por jugar y desde su yarda 17. Recibió el voto de confianza de Bill Belichick y compañía para un último intento en el gran escenario.

J.R. Redmond se convirtió en su mejor aliado con tres pases completos para 24 yardas, pero con 21 segundos por jugar, encontró a Jermaine Wiggins en una ruta de 6 yardas, preparando el terreno para darle a la franquicia su primer anillo.


Repite actuación como MVP (2003) Super Bowl XXXVIII

Con un registro de 14-2 en el año, cifra que ha alcanzado al menos cuatro veces en su carrera, Brady condujo a los Patriots a su segundo Super Bowl en tres años tras perderse la temporada anterior los playoffs.

Los Carolina Panthers ofrecieron gran resistencia y con la anotación de Ricky Proehl con 1:08 por jugar, parecía que por primera vez un Super Bowl visitaría la instancia del tiempo extra, pero Brady, una vez más, tuvo la última palabra.

Ayudado por una mala patada de salida de John Kasay, iniciaron su ofensiva en la yarda 40. Recurrió a pases con Troy Brown, Deion Branch y Daniel Graham para colocar nuevamente a Vinatieri en posición de conectar un gol de campo de 41 yardas con 9 segundos por jugar.

Su segunda aparición en un Super Bowl concluyó con 16 pases completos en 33 intentos para 323 yardas y tres anotaciones para conseguir un nuevo nombramiento como Jugador Más Valioso.


Se acostumbran a los éxitos (2004) Super Bowl XXXIX

Por segundo año consecutivo llegaron a los playoffs con marca de 14-2 y el camino hacia el Super Bowl ya lo conocían a la perfección, siempre con Indianapolis como escalón pese a contar con Peyton Manning, con quien rubricó una de las rivalidades más memorables.

Los Philadelphia Eagles de Brian Dawkins, Donovan McNabb, Terrell Owens, Brian Westbrook, entre otros buscaban ser el primer verdugo de Brady en el juego por el título de la NFL, pero, una vez más, los Patriots tendrían la última palabra.

Su tercer anillo en cuatro años estuvo rubricado con sólo 10 pases incompletos (23 de 33) para 236 yardas y dos envíos a las diagonales.


Media docena de anotaciones (2009)

Los títulos ya se le negaban a los Patriots, derrotas en el Super Bowl y Finales de Conferencia lo privaban de otro anillo, pero las estadísticas lo ubicaban entre los mejores de la liga pese a regresar de una grave lesión en la rodilla.

Con un arsenal de respeto, Brady demostró que estaba listo para volver a su mejor época y los Tennessee Titans fueron víctimas de ello.

Montó un espectáculo en la primera mitad que incluyó seis anotaciones, cinco de ellas por pase, en los que Randy Moss y Wes Welker fueron los más beneficiados con dos visitas a las diagonales cada uno para irse al descanso 45-0.

Belichick le dio otro cuarto en el que volvió a conectar con Moss para cerrar la cuenta en seis espirales de touchdown, gesta que también consiguió en 2007 ante los Miami Dolphins.


Espectáculo aéreo (2011)

Una de las máximas en el fútbol americano es el hecho que las ofensivas suelen tardar en encontar ritmo. En la temporada del 2011, Brady y compañía rompieron con esto en horario estelar ante un rival divisional.

Apenas era la segunda semana de la campaña cuando el mariscal de campo de los Patriots fue capaz de registrar su único juego de 500 yardas o más, incluyendo la postemporada.

Tanto Wes Welker como Aaron Hernandez disfrutaron de esa actuación al acumular 15 recepciones para 263 yardas y tres anotaciones. Deion Branch se quedó con siete pases atrapados para 93 yardas y Rob Gronkowski con seis para 86 yardas y también una visita a las diagonales.

Brady tuvo 32 pases completos en 48 intentos para 517 yardas en la paradisiaca Florida.


Broche de oro a una gran rivalidad (2013)

En 24 enfrentamientos ante los equipos de Peyton Manning, Brady tuvo registro de 16 triunfos y tres derrotas en temporada regular, pero sólo dos éxitos a cambio de tres descalabros en instancias definitivas. A lo largo de esos 29 encuentros, se vivieron batallas memorables que en muchas ocasiones definieron al campeón de la Conferencia Americana, pero uno de los más recordados para el californiano se dio en 2013.

Manning ya estaba defendiendo los colores de los Broncos y parecía que se encaminaba a un cómodo triunfo gracias a una sobresaliente actuación del corredor Knowshon Moreno, quien recabó 224 yardas por tierra en ese choque en el Gillette Stadium.

Los visitantes montaron una ventaja de 24 puntos al descanso ante la incredulidad de la afición local y todo indicaba que la victoria se iría para Manning, pero los Patriots fueron capaces de anotar 31 sin respuesta, de la mano de tres pases de anotación de Brady para finalmente imponerse en tiempo extra 34-31.

El N°12 registró 344 yardas ante una defensiva de respeto en 50 intentos.


El Super Bowl lo recibe de vuelta (2014) Super Bowl XLIX

Tuvieron que pasar 10 años para que el egresado de Michigan pudiera volver a levantar el Vince Lombardi, mismo que los Giants le arrebataron en par de ocasiones en ese lapso y en el que también sufrió un par de derrotas en la antesala pese a temporadas con marca de 12-4 y 13-3.

Finalmente fueron capaces de volver a poner sus manos sobre el trofeo Lamar Hunt y así obtuvieron el derecho de pelear con los Seattle Seahawks y la laureada 'Legion of Boom' en el desierto de Arizona.

Brady y compañía, con diez puntos de desventaja entrando al último cuarto encontraron la manera de timbrar dos veces la zona de anotación para dar vuelta al mismo y después ponerse en manos de un entonces desconocido Malcolm Butler para finalmente sellar la victoria y así portar su cuarto anillo.


La consolidación (2016) Super Bowl LI

Pese a tratarse de Tom Brady, quizá el mejor mariscal de campo de la historia, las apuestas estaban totalmente en contra cuando los Falcons montaron una ventaja de 28-3 al comenzar el tercer cuarto. Parecía cuestión de minutos para que el conjunto de Georgia finalmente obtuviera su primer anillo de Super Bowl, pero es ahí, en el gran escenario, donde se siente como en casa, donde demostró que nunca deben descartarlo.

Tal pareciera que Brady nació para los cierres dramáticos y este tipo de momentos ya que el reloj indicaba 3:30 con ocho puntos de desventaja cuando tomó el balón en su propia yarda 9 y armó una serie de nueve jugadas y 91 yardas que concluyó con el ingreso de James White a las diagonales y la subsecuente conversión de Danny Amendola que obligó al tiempo extra donde finalmente se impusieron con el mayor regreso en la historia del juego por el título de la NFL.