NFL Equipos
Jordan Raanan | ESPN.com 13d

¿Debería Ben McAdoo estar preocupado por su puesto con los Giants?

EAST RUTHERFORD, N.J. -- El entrenador en jefe de los New York Giants, Ben McAdoo, está en la silla caliente.

Eso es lo que ocurre cuando un equipo pierde siete de sus primeros ocho partidos de la temporada y es humillado en casa. Eso lo que ocurre cuando el estadio está medio vacío y los fanáticos que sí llegan al partido se dedican a abuchear al equipo en una derrota por 51-17 el domingo ante los Los Angeles Rams.

"Creo que esto habla por si solo", dijo el dueño de los Giants, John Mara, a NJ Advance Media después del partido.

En el intermedio, Mara estaba tan lejano que no respondió a un sencillo "hola" de parte de este reportero. Fue como estuviera casi en otro mundo humo saliendo por sus orejas mientras miraba a sus Giants montar un espectáculo memorable, pero por las razones equivocadas.

Este es el mismo due;o que una vez dijo que quería despedir a todo el mundo después de una decepcionante derrota ante los Jacksonville Jaguars en el 2014. En última instancia, no lo hizo. El entrenador Tom Coughlin duró una temporada más y el gerente general Jerry Reese todavía tiene su empleo.

Las críticas son parte del trabajo para McAdoo. Es inevitable que sienta la presión con esta temporada en la cual todo ha ido tan increíblemente mal, sin importar cuál fue su nivel de éxito la temporada pasada.

Cómo él mismo dijo, todo cae sobre sus hombro. Aún así, y a pesar de haber pasada por una de las peores derrotas en casa en la historia de la franquicia, McAdoo no estaba pensando en perder su empleo durante o después del partido del domingo. Es así como opera.

"Para nada [le preocupa]", dijo McAdoo.

¿Por qué?

"Mi situación no tiene nada que ver con esto", dijo. "Nos tenemos que preparar para jugar otro partido la semana próxima. Eso sería contraproducente".

Los Giants juegan contra los San Francisco 49ers, quienes no han ganado un partido, la semana próxima. Una derrota incrementaría la presión sobre McAdoo, quien tiene marca de 12-12 en la temporada regular ahora en su segunda temporada como entrenador en jefe. Terminó con 11-5 el año pasado para ayudar a los Giants terminar con una sequía de cinco años sin ir a los playoffs.

Eso parece que fue hace mucho tiempo tras el descarrilamiento de esta temporada. Los Giants aún no pueden anotar puntos (premidan 16.1 puntos por juego). Han pasado por problemas de disciplina, con dos suspensiones en tres semanas. Y su defensa parece haberse desboronado. Sus equipos especiales también enfrentaron problemas con una patada de despeje bloqueada, haber fallado un gol de campo y su inhabilidad de cubrir patadas de despeje efectivamente contra los Rams.

La manera en la cual usualmente funciona en estas situaciones es que los fanáticos pierden la paciencia y logran su cometido con el entrenador o con el gerente general. En este caso, parece que son ambos. Dejan de asistir a los partidos y atacan a los dueños con llamadas, cartas y mensajes por correo electrónico plasmando su descontento. Los abucheos entonces hacen vibrar el estadio en los días de los partidos.

Los Giants fueron abucheados extensamente durante el partido contra los Rams. Los jugadores y entrenadores alegan que no estaban pensando en eso, pero fue escuchado claramente por los dueños.

"Estoy enfocado en el partido, enfocado en los jugadores", dijo McAdoo. "Tratando de ponerlos en una posición para que sean exitosos. No me estoy enfocando en las gradas".

El partido no fue particularmente bueno. El profundo defensivo Landon Collins dijo que fue "embarasoso". El esquinero veterano Dominique Rodgers-Cromartie, en su 10ma temporada, dijo que no recordaba haber sido parte de una defensa que permitiera que un tercer down y 33 yardas se convirtiera en un touchdown, como le pasó a los Giants el domingo.

A pesar de los resultados, McAdoo y sus jugadores insistieron en que el problema no es de esfuerzo. Al menos eso ayuda en la causa del entrenador.

"Aún estamos batallando. No me siento como estamos dándonos por vencidos", dijo Collins. "Cuando venimos a practicar, estamos practicando. Tenemos nuestras cabezas fuertes y estamos practicando duro. No estamos como que 'no vamos a hacer nada'".

Algo tendrá que cambiar después de esta temproada, especialmente si termina como una de las peores en la historia de la franquicia. Los Giants están en paso para ganar dos partidos esta temporada. Si eso continúa y hay más tardes como la del domingo, con un estadio medio vacío de personas, pero lleno de abucheos, los entrenadores, los jugadores y la gerencia podrían sentir la furia de la gerencia.

^ Al Inicio ^