<
>

Jason Garrett niega que Cowoys tengan problemas en el vestidor

play
Fantasy Football: ¿Qué jugadores debo tener en cuenta en la semana 6? (1:56)

¿Alfred Blue, Robby Anderson y Cameron Brate son buenas opciones para dar un 'golpe de efecto'? Hugo Bernal les aclara las dudas. (1:56)

DALLAS -- El ambiente parece calentarse en el vestidor de los Dallas Cowboys, aunque nadie quiera reconocerlo.

El entrenador Jason Garrett negó que el quarterback Dak Prescott tuviera que cambiar la jugada en la segunda intercepción que sufrió el domingo pasado por la defensa que presentaban los Houston Texans en su secundaria desde que estaban alineados.

Garrett aseguró este jueves que era la jugada correcta, a pesar de que el receptor de los Cowboys Allen Hurns opinó lo contrario par de días antes.

"Todos saben que no es bueno mandar esa jugada contra cobertura 'two-man'", dijo Hurns. "Desafortunadamente para nosotros, ese fue el único centro en 'two-man'".

Hurns también dijo desconocer si Prescott tiene permiso para cambiar jugadas sobre la línea de golpeo, después de que sus entrenadores le mandan las señales desde la banca.

Garrett aseguró que Prescott tenía libertad para mover las jugadas conforme considere pertinente al llegar, ver la defensa y anticipar la estrategia rival con base en el análisis durante la semana de preparación para los partidos.

También el ex quarterback de los Cowboys y analista de NFL para televisión cuestionó esta semana la precisión y la manera en que Prescott anticipa los movimientos rivales.

"He visto demasiados pases errantes y necesita haber más anticipación", dijo Aikman el miércoles. "Cuando tienen dos safeties atrás profundos, debes buscar por alguien en trayectorias medias y esa debe ser tu primera lectura (...)".

Garrett negó que hubiera problemas internos o quejas de los jugadores de una ofensiva que ha lucido falta de contundencia, agresividad, creatividad y juego aéreo desde que comenzó la temporada.

"Tenemos la clase de muchachos correctos", respondió Garrett al ser cuestionado en conferencia de prensa sobre posible preocupación sobre comentarios o que la frustración estalle en el vestidor.

Hurns, quien fue el principal receptor contratado por los Cowboys después de que cortaron a Dez Bryant, suma ocho recepciones para 84 yardas en cinco partidos de la temporada. Sólo en 17 ocasiones la bola ha sido lanzada para él, varias con imprecisión.

Negó estar frustrado o quejarse del plan de juego de sus entrenadores.

"Sólo fue una situación desafortunada, pero nunca cuestiono el llamado de las jugadas", reiteró Hurns.

La ofensiva por pase de los Cowboys es la antepenúltima que menos yardas produce en la NFL; la 28 en yardas totales y la 30 en puntos anotados.

"No estamos diciendo que no es por nosotros", dijo Allen sobre la falta de productividad ofensiva de Dallas. "Estamos diciendo que no es sólo por nosotros".