<
>

Urge encontrar un socio para el esquinero Chris Harris en Denver

play
#En2Minutos: Broncos tendrán nuevo quarterback (1:59)

Sebastián M. Christensen analiza la llegada de Joe Flacco a Denver y responde a la pregunta que muchos se hacen: ¿Tomaron los Broncos la decisión adecuada? (1:59)

ENGLEWOOD -- Los Denver Broncos delataron los enormes huecos que requieren llenar en las semanas y meses que vienen durante una derrota por 23-9 ante Los Angeles Chargers en el cierre de temporada regular de la temporada pasada.

Los problemas sobran, pero la secundaria, alguna vez la base de una de las mejores defensivas, llamó la atención. Chris Harris Jr. estaba en la lista de reservas lesionados, y los tres esquineros principales que participaron en ese partido --Bradley Roby, Tramaine Brock y Jamar Taylor-- están programados para convertirse en agentes libres sin restricciones. No se espera el regreso de ninguno de ellos.

Como dijo Harris de la secundaria, "Hombre, no sé cómo va a lucir".

Harris desea regresar, y los Broncos serían inteligentes en retenerlo dado lo raro que son sus talentos --es un jugador de élite en cobertura por fuera y en la ranura-- pero viene el cambio, uno necesario, en una posición en la que no existían preocupaciones para la plantilla de los Broncos hace apenas dos años.

Luego de adquirir por la vía del canje al quarterback Joe Flacco, la secundaria se coloca al tope de la lista de posiciones por arreglar. Los Broncos están lejos del trío de Harris-Aqib Talib-Roby que el propio Talib alguna vez describió como "los tres perros que ponen el cerrojo".

Talib fue traspasado en marzo pasado y Roby es agente libre sin restricciones que sale de una campaña inconsistente como su reemplazo. Eso deja a Harris y un montón de interrogantes en la posición de esquinero. En la NFL aérea de hoy, es difícil contar con respuestas defensivas si hay preguntas en las esquinas.

Harris, quien jugó en el Pro Bowl tras fracturarse la tibia derecha el 2 de diciembre frente a los Cincinnati Bengals, ha dicho que los problemas de los Broncos involucran tanto a personal como esquema. El recién contratado head coach, Vic Fangio, constituye un inicio de calidad para cualquier reconstrucción defensiva, dado que su unidad con los Chicago Bears lideró a la liga tanto en puntos permitidos como robos de balón el año pasado.

"Es como he dicho, creo que no hemos evolucionado aquí", dijo Harris. "Ustedes saben, después del Super Bowl [en el 2016], es como que nos quedamos estancados. No hemos evolucionado. Queremos evolucionar con todo... mejorar como jugadores. Simplemente creo que el año pasado, estábamos muy atrás".

Encontrar el complemento para Harris no será sencillo. Los esquineros que llegan a la agencia libre no son un grupo fuerte, especialmente más allá de algunos jugadores con 30 años o más que no serían más que soluciones temporales. Ejecutivos de personal simplemente no permiten a los mejores esquineros alcanzar el mercado abierto.

Y el draft ha tenido resultados mixtos para los Broncos durante el mandato de John Elway como el mandamás. Desde el 2013, los Broncos han invertido seis selecciones de draft en esquineros. Si Roby, recluta de primera ronda en el 2014, sale vía agencia libre como se espera, solamente quedarán dos de esos reclutas en la plantilla de los Broncos: Isaac Yiadom y Brendan Langley. Yiadom, quien jugó poco como novato el año pasado, no está considerado todavía como candidato a la titularidad, mientras que Langley ya ha mostrado dificultades para sostener su plaza en la plantilla, pasando de ida y vuelta desde la escuadra de prácticas a la plantilla activa y de regreso.

El draft cuenta con algunos esquineros de calidad, especialmente cerca del tope de la tabla, incluyendo a Greedy Williams de LSU, Deandre Baker de Georgia, Julian Love de Notre Dame, Justin Layne de Michigan State y Byron Murphy de Washington. Y Harris sí brinda a los Broncos un punto de comienzo que pocos equipos pueden igualar.

"Es técnico, y encima de eso, tiene hambre, es un perro", dijo el esquinero miembro del Salón de la Fama, Champ Bailey, a inicios de este mes. "Ese es el tipo de jugador con quien deseas jugar... Intentaron reclutar a un tipo en la tercera vuelta antes, segunda ronda, no quiero nombrarlos. Pero nunca se han convertido en lo que Chris es. Son increíbles las cosas que ha podido hacer en los últimos ocho años".

Los Broncos residen en la misma división que Patrick Mahomes, quien recientemente lanzó 50 pases de touchdown en su primer año como titular, y que un todavía vigente Philip Rivers. Mahomes tuvo dos de sus cinco partidos de al menos 300 yardas por aire frente a los Broncos la temporada pasada y Rivers tuvo otro. Ambos se combinaron para siete pases de touchdown en esos tres encuentros frente a la defensiva de Denver.

Harris, el linebacker Brandon Marshall, y otros veteranos en el equipo consistentemente lamentaron la incapacidad del grupo de conseguir las detenciones importantes cuando los partidos todavía estaban en el balance, especialmente en situaciones de tercera y largo en que los Broncos solían forzar con facilidad los despejes. En general, los Broncos fueron la defensiva N° 20 en defensiva aérea el año pasado.

Es difícil eludir el hecho de que el calendario de los Broncos en el 2019 presentará a Mahomes (dos veces), Rivers (dos veces), Andrew Luck, Deshaun Watson, Matthew Stafford, Aaron Rodgers, Kirk Cousins y Baker Mayfield.

"Debemos regresar al punto en que le echábamos cerrojo a la gente", dijo Harris. "Como he dicho, simplemente debemos ponernos al día con lo que estamos haciendo. Nos quedamos iguales. Es el 2019. Debo evolucionar mi juego y debemos evolucionar nuestra defensiva y tener esa actitud de perro".