<
>

Dos quarterbacks, dos estilos distintos para el Super Bowl

play
Este es el plan de juego para ganar el Super Bowl LV (2:03)

Sebastian M. Christensen nos da las claves de cada equipo para ganar el Super Bowl LV. (2:03)

Aunque Brady y Mahomes podrían tener la misma mentalidad ganadora, el modo en que consiguen sus objetivos no podría ser más diferente

KANSAS CITY -- Tom Brady es el pasador de la bolsa de protección por excelencia, quedándose atrás de su línea ofensiva y lanzando el balón hacia todas partes.

Patrick Mahomes es el niño en el patio de la escuela, que se mueve para ganar tiempo antes de enviar el balón.

Dos estilos muy diferentes de dos de los mejores quarterbacks de la liga, cada uno en exhibición el domingo cuando Brady y los Tampa Bay Buccaneers enfrenten a Mahomes y los campeones defensores, Kansas City Chiefs, en el Super Bowl LV de la NFL.

"Este será uno de los mejores enfrentamientos en la historia del deporte", comentó el analista de la cadena CBS Sports y el ex quarterback de la NFL, Tony Romo, quien ayudará a narrar el encuentro. "Este partido es de lo que hablas con tus amigos".

Claro, los dos quarterbacks nunca se enfrentarán realmente, sólo la defensa contraria. Pero al igual que los aficionados estarán interesados en ver si el ala cerrada de los Chiefs, Travis Kelce, tiene un mejor partido que su contraparte Rob Gronkowski de los Buccaneers, o si el receptor abierto de Kansas City, Tyreek Hill, produce más yardas que su contraparte de Tampa Bay, Mike Evans, las actuaciones de Brady y Mahomes serán revisadas mucho después de que alguno de ellos levante el trofeo Vince Lombardi el domingo por la noche.

En el boxeo, dicen que los estilos hacen las peleas.

Eso también podría aplicar para los quarterbacks.

El estilo de Brady es un recuerdo al pasado, cuando los quarterbacks se acurrucaban bajo el centro para lanzar, retrocedían cuidadosamente en la bolsa para evaluar el campo, y luego revisaban sus progresiones antes de enviar el balón a un hombre abierto. Y si nadie está ahí, él está completamente feliz lanzando el balón hacia las gradas y preparándose para la siguiente jugada.

El enfoque de la vieja escuela tiene sentido. Brady tiene 43 años después de todo.

"Para un cazador de quarterbacks, no tener que lidiar con un hombre que puede escapar de la bolsa o correr mientras lo estás persiguiendo, esa es la parte fácil", comentó el tackle defensivo de los Chiefs, Chris Jones. "Pero realmente es un poco más complicado con Brady porque él se deshace del balón muy rápido. En dos segundos se deshará del balón, sólo se moverá una vez y lanzará el balón".

Es un estilo que ha funcionado bien durante una carrera que seguramente llevará a Brady al Salón de la Fama. Ya tiene una cantidad récord de seis anillos de Super Bowl, y podría unirse a Peyton Manning como los únicos quarterbacks en ganar un campeonato con equipos diferentes.

El jugador que pasó dos décadas con los New England Patriots también tendrá la oportunidad de ampliar sus registros en el Super Bowl en cuanto a yardas por pase, pases de touchdown, pases completos y casi cualquier otra métrica con la que se puede medir el éxito de un quarterback.

"Lo más importante es su impulso competitivo", señaló Mahomes. "Es igual que yo. Va a dejar todo en el campo siempre que pueda. Sale a ganar. No le importa si tiene que lanzar para 400 o para 100 yardas. Tengo esa misma mentalidad. Sólo quiero ganar sin importar lo que pase".

Brady y Mahomes podrán ser similares en ese aspecto, pero el quarterback de 25 años tiene un enfoque distinto.

Para empezar, es mucho más probable que Mahomes opere fuera de la bolsa de protección que bajo el centro, golpeando sus manos una vez para poner a sus chicos de la posición de habilidad en cambios y movimientos locos y de nuevo para pedir el ovoide. Revisará sus opciones tal como lo hace Brady, pero cuando las cosas se rompan, Mahomes usará sus piernas para comprar tiempo y su agudo intelecto para improvisar.

Es brillante manteniendo sus ojos en el campo y haciendo pases tardíos. También es peligroso cuando agarra bien el balón y empieza a correr.