Fútbol
ESPN.com 77d

Boca y Central se sacan chispas en la Copa

Boca-Central. Central-Boca. Un encuentro que dejó de ser un partido común. Tampoco es un clásico. Sí, se trata de un choque caliente, picante, que no pasa inadvertido.

Y todo tiene que ver con lo ocurrido en los últimos años por Copa Argentina: penales atajados, penales que no fueron, goles en posición adelantada, expulsiones, escándalos...

Tres enfrentamientos que marcaron a fuego a los dos clubes. Y que por cosas del destino, volverán a enfrentarse en esta edición del certamen nacional.

2012

En el Bicentenario de San Juan, el Boca de Falcioni, que venía de salir campeón invicto, se medía con el Central de Pizzi por los cuartos de final. Un partido parejo, donde el Canalla se puso en ventaja a los 40 minutos del primer tiempo tras un cabezazo de Toledo.

Los de Rosario tuvieron la chance de estirar la ventaja y quedar a un paso de las semis, tras un penal sancionado por Néstor Pitana. El mismo Toledo fue por el doblete, pero Sebastián Sosa, arquero xeneize que luego pasaría a Central, atajó el remate.

El Xeneize no encontraba el camino hasta que a los 30 del segundo tiempo, Blandi anotó el empate. Y el partido se fue a los penales. Boca ganó 4 a 2, pasó a semifinales, donde venció a Deportivo Merlo, y luego se consagró campeón ante Racing.

Ese Boca tenía en sus filas, llamativamente, a muchos jugadores surgidos del club: Facundo Roncaglia, Cristian Pochi Chávez, Cristian Erbes, Juan Sánchez Miño, Lucas Viatri, Pablo Mouche y Nicolás Blandi.

De los tres choques protagonizados en los últimos años, el de esta edición resultó el más tranquilo, aunque desde lo futbolístico no faltó dramatismo.

2015

La final de 2015 fue un escándalo. Boca llegaba tras consagrarse campeón del torneo local de la mano de Arruabarrena. Central, con Coudet en el banco, llegaba jugando un fútbol ofensivo y siendo revelación en el torneo local.

Central se puso en ventaja tras un centro de tiro libre, que Marco Ruben mandó a la red de cabeza. Sin embargo, el árbitro Diego Ceballos anuló la conquista por una posición adelantada que no existió.

Los ánimos ya estaban calientes en el canalla, y se pusieron peor tras el penal que en el comienzo del segundo tiempo sancionó el juez. Ferrari agarró a Peruzzi al borde del área grande… pero un metro afuera. Ceballos no dudó, dio le pena máxima y Lodeiro marcó el 1 a 0.

A partir de ese momento todo fue descontrol para Central, que no pudo recuperarse del golpe. Para colmo de males, sobre el final, Chávez puso el 2 a 0 para Boca en posición adelantada. Mínima, pero adelantada al fin.

El partido terminó en escándalo, con protestas de todo Central, con expulsados y con Coudet al borde de un ataque de nervios. Boca festejó otro título, y terminó el año feliz tras haber sido eliminado por River en la Libertadores, tras el famoso “gas pimienta”.

2016

La revancha esperada por todo Central llegó rápido: en la edición de 2016. En Boca ya no estaba el Vasco Arruabarrena, en su lugar había llegado Barros Schelotto, pero Coudet seguía del otro lado dirigiendo a Central. Y estaba con la sangre en el ojo.

Fue un choque especial por el antecedente todavía reciente, y porque para Boca era la última chance que le quedaba para meterse en la Libertadores de 2017.

Esta vez Central no perdonó: el equipo de Coudet fue más, salió con el cuchillo entre los dientes y se dio el gusto de ganar gracias a los goles de José Luis Fernández y Germán Herrera, a los 37 y 41 minutos del primer tiempo.

Boca lo buscó por todos lados en el segundo, tuvo claras situaciones y dos tiros en los postes, pero pese al descuento de Benedetto, sobre el final del partido, no alcanzó.

El canalla se fue feliz, aunque luego le quedó un sabor amargo: la final, la perdió ante River.

^ Al Inicio ^