Fútbol
DYN 17d

Gallardo: "Fue una semana dura"

El entrenador de River Plate, Marcelo Gallardo, admitió esta noche que "fue una semana dura" y "bastante difícil desde lo deportivo", tras la caída en el Superclásico por 2-1 en el Monumental, en el marco de la Superliga, que se suma a la eliminación sufrida ante Lanús en el Nestor Díaz Pérez, en una de las semifinales de la Copa Conmebol Libertadores.

"Fue una semana dura. Culmina una semana bastante difícil desde lo deportivo. Esperábamos estar en una situación diferente y lamentablemente pasó lo que pasó", reconoció Gallardo al atender a los periodistas en la conferencia de prensa posterior a la caíada ante los auriazules, que en la competencia doméstica dejó a los Millonarios a 12 puntos de la cima, que además ocupa el máximo adversario de todos los tiempos.

El Muñeco lamentó que "con pocas llegadas" les hagan goles y también que el empate que alcanzaron en el segundo período "duró poco".

"Salimos a jugar el segundo tiempo con uno menos (por la expulsión de Ignacio Fernández) y estábamos plantados en la cancha igual que como habíamos iniciado", remarcó Gallardo.

"El segundo tiempo lo iniciamos con el deseo de dejar todo, llegamos al empate en base a eso y nos duró poco", precisó. "Con pocas llegadas nos convierten", refirió acerca de aspectos en que deberán corregir.

Del arbitraje de Néstor Pitana, el conductor de los Millonarios consideró que ante Boca "se equivocó para los dos lados", pero pronto subrayó que "por lo menos hubo un árbitro que se equivocó hoy y no siete", en alusión a lo ocurrido durante la semana, cuando se aplicó mal el VAR (sistema de asistencia por video) y perdieron ante los Granates 4-2 un cotejo crucial en el que habían sacado una ventaja de 2-0, pero fueron incapaces de sostenerla.

"Hay que reponerse porque el golpe de esta semana ha sido duro", insistió Gallardo, al tiempo que destacó "el acompañamiento de la gente", a la que definió como "un termómetro muy importante".

Tal como ya es habitual, y pese a estos dos resultados negativos consecutivos, el entrenador riverplatense fue ovacionado antes y después del Superclásico. Sí se ocupó Gallardo de recordar que su equipo quedó eliminado en las semifinales de la Libertadores, pero que hubiera sido mucho peor no jugarla, mandándole un mesaje a los boquenses.

"Lo único que nos queda es ganar la Copa Argentina por más que a alguno le suene a consuelo. Estos partidos son los que uno desea ganar, pero las respuestas anímicas estuvieron. Por lo menos perdimos con cierto orgullo y eso me deja tranquilo. Hay que poner el pecho", asumió el Muñeco con respecto a lo sucedido ante Boca. "No puedo reprocharle nada hoy al equipo, más allá de los errores puntuales. Hoy nos podemos mirar a la cara tranquilamente", redondeó.

^ Al Inicio ^