<
>

Triplican la seguridad en el Camp Nou para el duelo de Champions League

play
Barcelona, listo para la Roma (2:11)

Tras dos meses sin Messi, el equipo cule está listo para recibir a la Roma por la fecha 4 de la fase de grupos de la Champions League. (2:11)

BARCELONA -- El partido entre el FC Barcelona y la Roma de este martes estará rodeado de un especial dispositivo de seguridad, que triplicará la habitual alrededor del Camp Nou en un partido de Champions y blindará el estadio azulgrana ante la amenaza terrorista que se vive en toda Europa.

Así lo explicó Jordi Jané, consejero de interior del gobierno de Cataluña, quien confirmó que a la policía autonómica se sumarán agentes especiales de La Guardia Urbana y de seguridad privada contratada por el propio club, que vigilarán, estos últimos, muy especialmente todo lo que suceda en el interior del estadio.

Los atentados de París, la alarma que se vive en Europa, lo sucedido en Hannover alrededor del partido entre Alemania y Holanda que debió suspenderse y los consejos de los cuerpos de seguridad en todo el continente han provocado que los partidos de esta semana en Champions lleguen rodeados, todos, de unas especiales medidas de seguridad.

El Barcelona recibió ya el último viernes el aviso desde el gobierno de Cataluña de la excepcionalidad del momento, comenzando a trabajar conjuntamente con la organización en la seguridad del partido frente a la Roma, en el que se espera la presencia de al menos dos mil aficionados italianos.

De esta manera, Jané pidió expresamente “paciencia” a los aficionados que acudan al partido, explicando que entrar en el Camp Nou será “menos cómodo” que en otras ocasiones por los controles extras que habrán.

De forma extraordinaria las puertas del recinto se abrirán dos horas y media antes del comienzo del encuentro y antes de la entrada habrá un primer cordón de seguridad. Ya en las puertas del estadio habrá cacheos especiales y los agentes de la seguridad podrán incautar aquellos objetos que se consideren inadecuados o, evidentemente, peligrosos.

“La seguridad tiene un peaje, que son más controles” especificó el político catalán, quien dio por hecho que tanto los aficionados del Barcelona como “la sociedad en general” acepta este momento de excepcionalidad. “La sociedad asume esta situación especial” dijo Jané, dando por hecho que el partido no tendrá ningún problema en cuanto a la seguridad.

Igualmente, de manera excepcional, el Museo del club, que permanece abierto los días de partido hasta el inicio del encuentro, se cerrará para el público desde varias horas antes para evitar riesgos, de la misma manera que varias dependencias permanecerán cerradas o vigiladas de manera especial.