<
>

Barcelona se planta firme ante la insistencia de Mascherano

play
Barcelona no aprobaría la salida de Mascherano (3:14)

Así lo contó Gemma Soler desde el Camp Nou, en horas en las que el volante, hoy defensor, suena como refuerzo para River. (3:14)

BARCELONA -- El Barcelona no tiene la intención de facilitarle a Javier Mascherano su salida del club en este mercado de invierno. No le cerrarrá la puerta… Pero para nada va a abrirle la puerta sin más para que abandone la plantilla a mitad de temporada y en la situación que está la plantilla.

Una fuente solvente del club azulgrana desmintió a ESPN que estuviera prevista una reunión inminente con el representante del futbolista argentino, Walter Tamer, para buscar una solución inmediata a lo que se ha querido filtrar como una rescisión de contrato. De hecho, en el Camp Nou hay quien no se cree que Mascherano pueda estar al tanto de toda esta ‘película’.

Desde el Barcelona se recuerda que hace apenas seis meses, semanas después de la llegada de Valverde, el club frenó en seco el fichaje de Íñigo Martínez, que tenía prácticamente cerrado con la Real Sociedad por deseo del nuevo entrenador. La presión surgida desde el vestuario, con los cracks al frente, convencieron a los técnicos para no sumar al central donostiarra, lo que fue un espaldarazo evidente a Masche, además de provocar la permanencia de Vermaelen.

El ‘Jefecito’, de cuyo discurso siempre se ha destacado el compromiso con el grupo y con el club, con los técnicos, directivos y aficionados, deslizó en su entrevista con ESPN que su tiempo en el Barcelona estaba cerca del final, pero no poniéndole fecha, dejó luego también muy claro que recordando que se había ido por la puerta de atrás del Liverpool no quería, en absoluto, repetir algo parecido en el Barça.

Nadie en el Barça, nunca, dudó que Mascherano se iría, se irá, por la puerta grande porque se sigue pensando que en toda esta película que se ha montado alrededor de su futuro él no ha intervenido. Si acaso, el que es tercer capitán de la plantilla habría insinuado que si el club le abría la puerta, él la atravesaría para acabar su carrera, de forma inmediata, en otro sitio.

Pero para nada, se cree, dio a pensar a su representante que podía o debía iniciar una especie de guerra con el club en el que su carrera se hizo grande.

Desde el Barcelona ya se le ha trasladado cual es la postura inalterable. “Contamos con Mascherano y la idea es que continúe” solventó Guillermo Amor, director de relaciones institucionales, futbolista de leyenda en el club y que ni dio a pensar que el Barça no comprende que un tipo con la personalidad del argentino sea capaz de iniciar estos movimientos.

El Barça no puede pensar que Mascherano, el compromiso hecho futbolista, sea capaz de dejar tirado a un club que tanto hizo por él en los últimos tiempos y, a partir de ahí y llegado al último extremo citará a su representante para negociar. Si hay pulso el club pondrá las cartas sobre la mesa: la cláusula de rescisión de Mascherano es de 100 millones de euros. A partir de esa cantidad se podrá negociar pero, ¿dejarle ir sin más? No. Eso no lo contempla el club.

Otra cosa es que, teniendo en cuenta los cerca de 8 millones de salario que tiene Masche y el año y medio que le resta de contrato (hasta junio de 2019), estuviera dispuesto a negociar un traspaso de bajo coste y no cobrar nada de finiquito. Aunque eso, tampoco, se contempla muy posible.