<
>

El dilema de Messi

play
Messi continúa entrenando diferenciado (2:07)

El astro de la Selección argentina sigue trabajando apartado del equipo y es duda para el partido ante Chile. (2:07)

SAN JOSÉ (Enviado especial) -- Su llegada a los Estados Unidos revolucionó San José. No tanto para los habitantes de la ciudad, que ni siquiera se enteraron de la existencia de algo llamado Copa América Centenario, sino para todo lo que rodea a la Selección Argentina. Lionel Messi es, por supuesto, el gran protagonista de estos días previos al debut contra Chile y las incógnitas que tienen que ver con él le quitan el sueño a cada uno de los argentinos que hoy está en este caluroso rincón californiano.

La más importante es, por supuesto, si podrá jugar el próximo lunes en el Levi's Stadium. Después del golpe sufrido hace una semana en el amistoso contra Honduras, aparecieron las dudas con respecto a su presencia, aunque al ver que no tenía más que un traumatismo, nadie pensó en que no llegaría. Sin embargo, el dolor nunca desapareció por completo y, a poco más de 48 horas del partido, aún no se entrenó a la par de sus compañeros.

Se puede escribir mucho y especular, pero la realidad es una sola: si Messi quiere jugar, va a jugar. Y Messi casi siempre quiere jugar. Para el cuerpo médico y técnico, lo ideal es que continúe la recuperación para estar en condiciones óptimas el resto del campeonato, pero dejar afuera a un Messi que se siente bien, es imposible para cualquier técnico del planeta. Y por eso todavía no se puede afirmar si estará o no.

En el entrenamiento del sábado, el rosarino se movió lejos del resto del grupo y cerca de Lucas Biglia, quien trabaja a contrarreloj para superar un desgarro. Junto a uno de los kinesiólogos, trotó y elongó sin rastros de dolor, pero sin demasiada intensidad. Mientras sus compañeros jugaban una especie de rugby-fútbol americano con una pelota de este último deporte, el capitán hacía movimientos de recuperación.

Está claro que las posibilidades de Argentina de ganar su primer título en 23 años están, principalmente, en manos de Messi. De todas maneras, arriesgarlo en el primer partido puede ser una decisión para lamentar y por eso Martino tiene mucho cuidado. Además, Nicolás Gaitán viene de una buena temporada y está encendido, por lo que puede ser una buena alternativa de cara al juego contra Chile.

De todas maneras, y aunque la lógica diga lo contrario, los antecedentes indican que el Diez tiene casi las mismas chances de jugar que de no hacerlo. Porque jamás resolvió no arriesgar cuando la decisión pasó por sus manos. Y en los últimos años, siempre fue él quien tuvo la última palabra, tanto en Barcelona como en la Selección. Dicho esto, también vale aclarar que nunca se resintió de una lesión y cuando volvió siempre lo hizo porque estaba para jugar.

Después de algunos días muy convulsionados por las internas de la AFA y el juicio de Messi en Barcelona, hoy el equipo nacional espera con mayor tranquilidad el debut en la Copa. Esto era fundamental para pensar sólo en el fútbol y en cómo jugarle al actual campeón de América. Los once titulares no tienen ningún misterio: Romero; Mercado, Otamendi, Funes Mori, Rojo; Mascherano, Augusto Fernández; Gaitán o Messi, Banega, Di María e Higuaín. La idea es que el mediocampista de Atlético Madrid pueda jugar como interior cuando el juego así lo requiera y que el hombre de Sevilla sea el conductor.

A casi dos días del comienzo de la Copa América Centenario para Argentina, la única duda pasa por saber si Messi estará para jugar o no. Sólo él tiene la respuesta.