<
>

Por el camino del triunfo

play
Marcelo Espina y Diego Monroig desde Houston (2:22)

Los enviados de ESPN.com nos traen las últimas noticias de las semifinales de la Copa América Centenario entre Estados Unidos y Argentina. (2:22)

HOUSTON (Enviado especial) -- Será el noveno partido de eliminación directa que enfrentará este grupo de jugadores en menos de dos años. Es un logro del que muy pocas Selecciones de la historia pueden presumir. La Selección argentina se acostumbró a competir, pero en esta Copa América Centenario el objetivo es una solo: ganar. Con dicha meta en el horizonte, Gerardo Martino preparó el partido de semifinales ante Estados Unidos y ya tiene definido el once titular.

Hasta el momento, Gerardo Martino acertó en todas las decisiones importantes de este campeonato. Desde la determinación de cuidar a Lionel Messi hasta la inclusión de Nicolás Gaitán desde el inicio contra Venezuela. Esto sin contar los cambios tácticos y estratégicos que le dieron al Seleccionado mucha más flexibilidad para adaptarse a las situaciones del juego. Hoy, Argentina ya no es ese equipo que presiona bien arriba durante los noventa minutos, sino un conjunto que sabe elegir los momentos para presionar y para replegarse. Ese es un gran mérito del DT.

Por eso, a horas de otro partido crucial, el primer impulso del observador debe ser tratar de comprender lo que buscará el técnico rosarino con los nombres que elija para jugar en Houston. El rival es más competitivo que los últimos tres, pero de menor categoría que Chile, como el propio Martino declaró en conferencia. Entonces, el desafío será mantener el nivel de los encuentros anteriores para alcanzar la tercera final consecutiva.

Por supuesto, Sergio Romero será el arquero. El jugador de Manchester United fue figura en los cuartos de final no sólo por el penal atajado, sino por la sensación de seguridad que le da a sus compañeros. Eso vale más que cualquier atajada. En la línea de fondo no hay dudas: jugarán los de siempre. Gabriel Mercado, Nicolás Otamendi, Ramiro Funes Mori y Marcos Rojo. Cada vez están más firmes y, a pesar de algunos errores puntuales, no tuvieron grandes problemas en la Copa. Contra EEUU deberán cuidarse de las subidas de Dempsey y del juego de Pulisic.

Por delante de los cuatro defensores estará, como siempre, Javier Mascherano. El futbolista de Barcelona viene de una actuación muy errática ante Venezuela y él es el primero en hacer la autocrítica. Sabe que estuvo impreciso y que por momentos perdió las marcas y la ubicación. Está claro que mejorará su nivel y volverá a ser uno de los puntos altos del equipo. Es imposible que Mascherano juegue dos partidos seguidos como el de Boston.

Uno de los principales cambios que se vieron en la Selección en este certamen es la versatilidad para cambiar entre un sistema 4-3-3 (el favorito de Martino) y uno 4-2-3-1, que tiene mayor equilibrio en el mediocampo. En este sentido, fue fundamental el aporte de Augusto Fernández. El ex-River y Vélez ingresó por el infortunio de Lucas Biglia y no salió del equipo. Martino lo dijo muy claro en conferencia: "Augusto puede jugar al costado de Mascherano y también en la banda. Eso nos ayuda cuando Messi se cierra y sirve para ganar las espaldas de los rivales". El volante de Atlético es muy útil para la nueva idea de la Albiceleste y por eso seguirá entre los once.

Ever Banega partirá desde la izquierda, aunque también se moverá como armador. Es uno de los mejores jugadores de la Copa América Centenario y se entiende a la perfección con Messi, lo que le da un plus en este equipo. Su rol es otro de los grandes aciertos del Tata, que lo pensó como el líder futbolístico del equipo y Ever no defraudó. Es cierto que Messi es quien debe ponerse el equipo al hombro, pero también lo es que Banega tiene la personalidad y el talento para hacerse cargo de cada avance nacional. Y lo hace muy bien.

La única baja obligada con respecto a los que golearon a Venezuela es la de Nicolás Gaitán. El flamante atacante de Atlético Madrid fue suspendido por acumulación de tarjetas amarillas y además sufrió una contractura. Su presencia fue clave para terminar con los problemas en el retroceso y también fue un gran socio para Messi, como quedó claro en el último encuentro. Su lugar sería ocupado por Ezequiel Lavezzi, aunque Erik Lamela da pelea.

El Pocho tiene la capacidad para cumplir esa sacrificada tarea de cuidar las espaldas de Banega cuando éste se suelta y para sumarse al mediocampo en el caso que sea necesario. Nunca falló en la Selección y fue una de las figuras en la goleada sobre Venezuela. Por todo eso parte con ventaja con respecto a Lamela, quien ingresó en todos los partidos y siempre como puntero por la izquierda, la posición que debería ocupar el martes. Su actualidad es la mejor carta del jugador de Tottenham, uno de los favoritos de Martino.

En la derecha jugará Messi, quien recién hizo su debut como titular en la instancia anterior pero supo demostrar que está en un momento extraordinario y que el amor del pueblo estadounidense le sirve como combustible. Brilló en cada una de sus intervenciones y está ante la gran chance de terminar con su maleficio personal y ganar un título internacional. Por delante de él, como centrodelantero, estará Gonzalo Higuaín, quien le terminó de ganar la pulseada a Sergio Agüero con sus dos y su excelente actuación ante Venezuela.

En definitiva, Martino ya tiene listos los once que chocarán con el anfitrión en el impresionante estadio NRG de Houston. Casi setenta mil personas vibrarán con Messi y sus compañeros, que llegaron al ardiente verano de Texas en busca del boleto a una nueva final.