<
>

Las sedes del Mundial: Sochi

play
Una visita por Sochi, sede de la Copa Confederaciones (1:17)

Nuestro enviado especial, Nicolás Hueto, no cuenta cómo es ésta ciudad. (1:17)

BUENOS AIRES -- Sochi, como cada una de las sub-sedes de la Copa del Mundo, está esperando con ansias el máximo acontecimiento deportivo del planeta. Sin embargo, a diferencia de casi todas las demás, no es una ciudad que respire fútbol. De hecho, el principal balneario de Rusia vibra mucho más con el tenis y los deportes de montaña que con el juego que le quitará el sueño a sus habitantes durante un mes el próximo año.

De todas maneras, el fútbol ha tenido cierto protagonismo en esta ciudad del krai de Krasnodar que cuenta con 401.291 habitantes y el área metropolitana más grande de Europa. Sochi FC, el club más importante del pueblo, jugó la temporada pasada en la tercera división y, aunque este año no participa de ningún campeonato profesional, está en medio de un proceso de "re-estructuración" luego del cual espera poder competir con los mejores del país. Uno de sus antecesores, FC Zhemchuzhina-Sochi supo jugar en la máxima categoría entre 1993 y 1999.

El primer partido de fútbol en Sochi fue disputado en el otoño de 1911, cuando la ciudad tenía menos de 15.000 habitantes. Como en el resto del país, las empresas y los organismos estatales fueron los que se organizaron para jugar. Los participantes del mini-torneo fueron la compañía Falcon, el ejército y una sociedad anónima del azufre, Matsesta, que se quedó con el título. Dos años después, un combinado de Sochi viajó a jugar frente a uno del distrito Khostinsky, en lo que fue el primer "clásico" del pueblo, y ganó por 4-1. También en 1913, el representativo salió por primera vez para desafiar a otra ciudad, Novorosíisk. El encuentro terminó 6-6.

En los años siguientes, el fútbol tuvo un auge vertiginoso. Se fundaron varios clubes y los equipos de Moscú y San Petersburgo dejaron de viajar a la ciudad solo para disfrutar del clima durante la pretemporada y empezaron a jugar contra los conjuntos de la zona. Cuando se desató la Segunda Guerra, esa evolución se detuvo y la mayoría de los futbolistas fueron llamados al ejército rojo. Tras el final del conflicto bélico, los ciudadanos recuperaron el interés por el deporte, aunque los equipos de Sochi nunca pudieron competir frente a los del resto del país en la Liga soviética.

De hecho, jamás un club de la ciudad pudo jugar ni siquiera en la segunda división durante la época de la URSS, quizás por la lejanía de las grandes urbes del centro o simplemente porque el interés de los ciudadanos estaba más cerca de la playa que del fútbol. El combinado regional supo jugar varios partidos amistosos contra Spartak y Dínamo Moscú, pero lo máximo que logró fue un título regional de Krasnodar.

En 1961, se unieron los distritos de Sochi, Adler, Lázarevskoye y Josta y formaron la unidad municipal de la ciudad-balneario de Sochi. Enseguida, se buscó organizar un campeonato que reúna equipos de toda la unidad. Doce equipos se inscribieron y el certamen fue un verdadero éxito popular. Incluso fue presenciado por Sergey Medunov, el primer secretario del comité regional del partido comunista. Tres años después, ya que con la competencia afianzada, se comenzó la construcción del estadio central.

El club más ganador de la época fue Constructor, que hasta supo contratar a varios jugadores de Spartak y llegó a semifinales de la Copa soviética B, reservada a equipos del ascenso y las ligas regionales. En 1970, fue a jugar un torneo internacional a Polonia, un verdadero acontecimiento para el fútbol de Sochi.

El estadio que se utilizará en la Copa del Mundo es el mismo que sirvió como estadio olímpico en los Juegos de invierno 2014. Fue bautizado como "estadio Fisht", en referencia al monte del mismo nombre ubicado en la república de Adiguesia. Fue inaugurado en 2013 y recién este año albergó a su primer partido de fútbol, un amistoso entre Rusia y Bélgica. El escenario futbolero histórico es el estadio central, en el que Spartak Moscú supo jugar un partido de la Recopa frente a Milan en 1973.

El futbolista más importante de la historia de Sochi fue Ígor Lediakhov, quien fue elegido como jugador ruso del año en 1992 y ganó tres Ligas y dos Copas con Spartak. Además, es ídolo de Real Sporting de Gijón, donde jugó durante cinco temporadas. También jugó la Eurocopa 1992 con la camiseta del CEI (Comunidad de Estados Independientes) y la Copa del Mundo 1994 con la de Rusia. El otro crack nacido en esta ciudad es Mordejai Spiegler, quien emigró de niño a Netanya, Israel y allí se convirtió en ídolo nacional. De hecho, es reconocido como el mejor futbolista israelí de los últimos cincuenta años.

El club que hasta la temporada pasada compitió en el fútbol ruso fue fundado en 1991 con el nombre de FC Zhemchuzhina-Sochi (algo así como la perla de Sochi). Tras jugar una temporada en la segunda división soviética, logró el ascenso a la Premier en el año posterior a la disolución de la Unión. Allí permaneció entre 1993 y 1999. En 2001 descendió a tercera y en 2004 fue disuelto para crear Sochi-04, que llegó a jugar en segunda. En 2017/18 Sochi FC jugó en la tercera división.

Hoy, Sochi está lejos de la elite del fútbol ruso, pero tiene la capacidad para intentar dar el salto en los últimos años. Su historia es centenaria y la Copa del Mundo puede ser un verdadero impulso para su pueblo futbolero.

Primera entrega: Moscú
Segunda entrega: San Petersburgo
Tercera entrega: Kazan