<
>

Con autoridad y buen fútbol

MONTEVIDEO (EFE) -- Nacional, campeón 2005 de Uruguay, venció 2-0 con muy buen fútbol a los Pumas, de México, un rival que no le inquietó durante los 90 minutos de juego del partido jugado en Montevideo, correspondiente a la inauguración del Grupo 6 de la Copa Libertadores de América.

Los dos goles del Nacional fueron obra de Gonzalo Castro (ms.17 y 62), el último de penal.

En el segundo tiempo del partido se estrenó el delantero panameño, José Luis Garcés, quien un minuto después de entrar, marcó un gol, que le fue anulado por posición adelantada de uno de sus compañeros que ingresaba por la izquierda.

Nacional desde el comienzo hizo pesar su condición de equipo local, creando permanente peligro frente a la valla rival, frente a un equipo como los Pumas mexicanos que pasó en contadas oportunidades hacia la cancha rival, por lo que en ningún momento inquietó al portero uruguayo Jorge Bava.

El dinámico juego del Nacional creó en los primeros minutos algunas incertidumbres en el trabajo de la defensa, pero el excelente trabajo del paraguayo Ignacio Paniagua, quien después acompañó con buen criterio a los delanteros, y de Agustín Viana, permitieron dar seguridad a la retaguardia.

En los 45 iniciales, Nacional se adelantó 1-0 con un muy bonito gol de Gonzalo Castro (m.17), tras un oportuno pase de Juan Albín, que junto con Agustín Viana crearon las más inteligentes jugadas ofensivas.

El árbitro argentino Héctor Baldassi, ocho minutos antes de la apertura había anulado un gol a Castro por una presunta posición adelantada de un jugador del Nacional, que creó mucha polémica.

El equipo de Montevideo fue muy superior en el primer tiempo y tuvo varias oportunidades de anotar más goles, que muchas veces fueron salvados con las oportunas intervenciones del portero de los Pumas, Odín Patiño.

En el segundo tiempo, el Nacional completó un excelente partido, dominando la creación ofensiva pero mostrando dificultades de definición, pese a los errores de la defensa rival.

Destacó fundamentalmente el juego del paraguayo Ignacio Paniagua, un defensa que se volcó muy bien al ataque, creando bonitas jugadas.

Tras conseguir el equipo uruguayo a los 62 minutos el segundo gol, los mexicanos parecieron bajar los brazos. A 15 minutos del final, el mexicano Verón vio la tarjeta roja y el partido se convirtió en un monólogo del campeón de Uruguay, pero sin hacer el mayor esfuerzo.

El cómodo triunfo sirvió al técnico del Nacional para probar algunos jugadores que recién llegaron al equipo como el panameño José Luis Garcés, una verdadera promesa como goleador, y el paraguayo Jorge Brítez.

El partido, por el Grupo 6 de la segunda fase de la Copa Libertadores de América, se jugó en el estadio "Parque Central", del Nacional, ante 18.000 aficionados.