<
>

El Vinotinto lo dejó mareado

MONTEVIDEO (EFE) -- La selección de Venezuela se aprovechó el sábado de una selección uruguaya sin ideas y con exceso de nervios para sustraer de Montevideo un meritorio empate 1-1 en el partido inaugural de la quinta jornada de las Eliminatorias sudamericanas del Mundial de Sudáfrica 2010.

Los uruguayos ratificaron su pobre inicio en las eliminatorias y ya cedieron cuatro puntos en casa, tras el empate de la tercera jornada (2-2) con Chile.

Además, sobrevoló sobre el estadio Centenario el fantasma de las pasadas eliminatorias cuando en este mismo escenario Venezuela, por primera vez en la historia, derrotó a Uruguay, por un contundente 3-0.

La fecha fatídica para los uruguayos fue el 31 de marzo de 2004.

Con el 1-1 de hoy Venezuela queda con siete puntos en cinco salidas y Uruguay con cinco.

En el comienzo del partido los uruguayos se mostraron expectantes sin tomar la iniciativa o presionar con fuerza al rival contra su portería como podía pensarse y los venezolanos, cómodos en defensa, se limitaron a retener el balón.

Sobre los diez minutos llegó la primera emoción cuando un disparo del defensa uruguayo Maximiliano Pereira rozó en un rival y el portero Renny Vega tuvo que realizar un supremo esfuerzo para enviar la pelota al tiro del esquina.

Casi inmediatamente, a partir de otro saque de esquina, el centro delantero uruguayo Sebastián Abreu bajó el balón de cabeza y el defensa y capitán celeste, Diego Lugano, también con golpe de cabeza, mandó el balón al fondo de la valla rival.

A pesar del gol la selección uruguaya, urgida de sumar los tres puntos tras un irregular comienzo en las eliminatorias, no logró desprenderse de los nervios y la ansiedad.

La selección venezolano no se mostró firme en defensa en esa primera media hora, pero los uruguayos se equivocaron una y otra vez en las habilitaciones.

Además, producto de la ansiedad por recuperar el balón, en el primer tiempo los celestes duplicaron en faltas a su rival (14-7).

La selección 'vinotinto' tuvo el debut en partidos oficiales como seleccionador de César Farías, de 35 años.

En el primer tiempo, los venezolanos se limitaron a cuidar su valla e intentar esporádicos contragolpes con su único delantero, Giancarlo Maldonado.

Recién en la media hora llegó el primer y único ataque venezolano en la parte inicial.

En el comienzo del segundo tiempo los uruguayos pasaron a jugar decididamente en campo rival pero se mostraron con más ganas que ideas.

Cuando Venezuela intentaba evitar la presión rival hubo una falta a su favor en el medio campo uruguayo.

El experimentado capitán venezolano, Juan Arango, remató de larga distancia, el portero uruguayo Fabián Carini falló en la salida al permitir el rebote y Ronald Vargas, más veloz que los defensas locales, tocó el balón al fondo de la red.

Fue un balde de agua fría para los uruguayos en la gélida tarde de Montevideo.

Además, sobrevoló el fantasma de la anterior eliminatoria cuando Venezuela, por primera vez en la historia, venció por 3-0 a Uruguay a domicilio.

El tramo final del partido fue lo más emotivo.

Los celestes se fueron a la ofensiva con mucho corazón y sin ideas, y tiraron decenas de centros en los que el portero Vega se mostró firme.

Los venezolanos no pasaron muchos apremios y a falta de diez minutos en un contragolpe estuvieron a punto de lograr el segundo gol, pero Carini sacó el balón "in extremis" y con el pie.
<
Cuando faltaban cinco minutos para el final el uruguayo Vicente Sánchez, que ingresó poco antes, estrelló un balón en el larguero rival al rematar a dos metros de la portería y allí se murieron las ilusiones uruguayas de lograr la victoria.

En la sexta jornada, la selección uruguaya recibirá a Perú, este martes, y Venezuela cerrará la misma el jueves ante Chile.