<
>

Una victoria para festejar largo tiempo

ASUNCION (EFE) -- Paraguay dio un gran paso en su clasificación para el Mundial de fútbol de Alemania 2006 con su victoria 1-0 sobre Argentina, la primera en 84 años de enfrentamientos oficiales entre ambos países.

El conjunto "albirrojo", con su triunfo del sábado en la decimosexta jornada de las eliminatorias mundialistas de Sudamérica, mantiene el cuarto puesto en la clasificación, con 25 puntos, y sólo le falta visitar a Venezuela y recibir a Colombia, uno de sus adversarios directos por un puesto en Alemania.

El equipo "guaraní" comenzó el encuentro con mucha fuerza y volcado al ataque, ante un equipo argentino, ya clasificado para el Mundial, y que se mostró apático en el terreno de juego y que no logró controlar el balón para poder crear jugadas ofensivas.

El esquema preparado por el seleccionador local, el uruguayo Aníbal "Maño" Ruiz, para controlar el centro del campo, con una vigilancia especial sobre Juan Román Riquelme, permitía a Paraguay recuperar los balones en la zona central y armar rápidos contragolpes.

Con veloces intercambios de pases y lanzamientos largos, el conjunto local se acercaba continuamente al área argentina, principalmente con el delantero del Werder Bremen, Nelson Haedo, el mejor del partido y autor de algunos remates peligrosos, dos casi seguidos, minutos 7 y 9, que obligaron al arquero Roberto Abbondanzieri a efectuar sendas excelentes intervenciones.

El juego local logró su fruto al cuarto de hora de juego, cuando tras una recuperación de Edgar Barreto, Roque Santa Cruz pasó entre los dos centrales argentinos y, tras rebotar en su pecho un balón mal despejado, fusiló la portería argentina, en un gol festejado hasta el delirio por los miles de espectadores que llenaban el estadio.

Con ventaja en el marcador, Paraguay concentró más jugadores en el centro del campo para salir en contragolpes por medio la mayoría de las veces por la izquierda con Julio dos Santos, lo que permitió que los argentinos dominasen el juego aunque con poca profundidad.

Poco antes del descanso, cuando apareció Riquelme, Argentina enlazó sus mejores jugadas atacantes con pases rápidos, pero sin lograr que el balón llegase con claridad a los delanteros Delgado y Farías, que hoy debutó con la selección absoluta.

Los primeros minutos tras el intervalo los visitantes buscaron con ahínco el tanto del empate hasta que el defensor Heinze fue expulsado por la segunda amonestación (m.55), de lo que se resintió su equipo y fue aprovechado por los paraguayos para acosar el área contraria.

A medida que pasaba el tiempo, con el cansancio evidente de Haedo y del veterano Acuña, los locales cedieron el balón a los argentinos que no encontraban la manera de penetrar por las dos líneas defensivas montadas por los paraguayos y los centros sobre el área encontraban siempre a los centrales Gamarra y Cáceres.

A pesar del cambio de D'Alessandro por Riquelme y la salida en los ultimo minutos del joven Messi, Argentina no lograba llegar con claridad ante la puerta de Villar, muy seguro en las ocasiones que tuvo que intervenir.

En los instantes finales Haedo estuvo a punto de culminar su gran noche con un remate cruzado que se estrelló en el poste.