<
>

El festejo fue colombiano

MEDELLÍN (EFE) -- El colombiano Atlético Nacional sumó este jueves sus primeros tres puntos en la Copa Libertadores de América, tras superar por 1-0, en un sufrido compromiso, al Rosario Central de Argentina, correspondiente al grupo 7 del torneo sudamericano.

Carlos Díaz, en el minuto 14, marcó el gol que le dio el triunfo al equipo de Santiago Escobar.

Los primeros minutos del juego mostraron a un Nacional tratando de tener el balón y actuando con gran velocidad, como queriendo buscar rápidamente la ventaja ante el equipo argentino.

Fue así como comenzó a mostrarse con gran proyección y salida el centrocampista Felipe Chará, quien a la postre fue quien hizo la primera jugada de gol, tras un pase perfecto a la espalda de la defensa de Rosario Central, para que Carlos Díaz enviara el balón al fondo de la red, por encima de los jugadores Raldes, Loeschbor y el propio portero Juan Ojeda, quienes no pudieron impedir la trayectoria del gol que se registró en el minuto 14.

Sin embargo, a pesar de la emoción de la jugada y de poner a su equipo en ventaja, Carlos Díaz no pudo continuar en el compromiso por un fuerte dolor en su rodilla derecha, por lo que fue reemplazado por Juan Carlos Mosquera.

Con el marcador en contra, el equipo argentino intentó reaccionar de inmediato con un gran jugador como Eduardo Coudet, quien fue el motor de su equipo y quien con gran velocidad comenzó a inquietar la portería de Andrés Saldarriaga, con pases profundos a jugadores como Pablo Vitti, Juan Eluchans y José Castillo entre otros.

A partir de ahí, Nacional intentó retomar el juego que habían cortado los rosarinos, quienes siguieron presionando en busca del empate que no llegó, gracias a que encontraron bien parada a la defensa del equipo local.

En la etapa complementaria, el equipo visitante se apoderó del balón, y de las acciones del juego buscando por todo los medios emparejar el resultado, ante un Nacional que salió quedado, entregando mal el balón y preocupando a los 45.000 aficionados que llegaron al Atanasio Girardot de Medellín.

Y es que ahí estaba una vez más Coudet, jugando bien con Moreira, con Castillo, y buscando los tiros libres que se repitieron sin poder concretar la anotación.

Nacional fue mejorando, con un gran jugador como Vladimir Marín que abrió la cancha intentaba hilar jugadas con Aristizábal, con Hurtado y con Morales, intentado aumentar el marcador.

El propio Marín, en el minuto 76, arrancó el aplauso de la afición tras un remate de media tijera que detuvo perfectamente el portero Ojeda.

Minutos después, Rosario se quedó con 10 jugadores, tras la expulsión, por doble amarilla de Andrés Díaz.

Aunque Nacional quiso aprovechar la ventaja numérica, al final debió resignarse con el 1-0, sufrido, pero que le entregó los primeros tres puntos de la Copa.