<
>

No hubo sorpresa en España

BARCELONA (EFE) -- Colombia cerró su gira internacional de partidos amistosos derrotando a Marruecos (2-0) en el Camp Nou de Barcelona en un encuentro presidido por el ambiente festivo de la grada y en el que los jugadores de Reinaldo Rueda se mostraron superiores a su rival.

En un ambiente festivo, Colombia y Marruecos disputaron un encuentro casi veraniego para regocijo de sus aficionados residentes en Cataluña, poco acostumbrados a ver en directo a la selección de su país.

Colombia se trabajó una victoria teórica sobre el papel pero que llegó gracias a un gol de penalti al filo del descanso y un segundo tanto en el minuto 89 de partido frente a Marruecos, un equipo limitado técnicamente y sin sus mejores jugadores, pero animoso y combativo.

Más preparada técnicamente, la selección de Colombia se hizo con la batuta del partido desde el pitido inicial. No disfrutó de un dominio avasallador ni arrolló a su rival, pero supo marcar el ritmo del partido con criterio. Tuvo el balón, abrió el juego por las bandas y apenas sufrió en defensa.

Le faltó el último paso, concretar sus jugadas de ataque, asustar de veras al arquero marroquí. Pudo hacerlo en el ecuador de la primera parte, pero el árbitro anuló el gol de Guarín.

Superados, los jugadores de Marruecos intentaron llevar a cabo una digna apuesta por un fútbol elaborado y de buen toque, pero se mostraron imprecisos en el pase y muy inocentes en el remate.

A tenor de lo ofrecido por ambos, parecía que el gol de Colombia era sólo cuestión de tiempo, y llegó al filo del descanso, en una internada de Rodallega. El delantero cayó derribado por el meta marroquí, Jarmouni, y transformó el penalti señalado por el árbitro.

Marruecos tan sólo despertó al final de la primera parte. Lo hizo con un par de rápidas internadas de Alloudi por la banda derecha que sorprendieron a Colombia. Pero sus centros no encontraron rematador y el partido alcanzó el descanso con ventaja de la selección sudamericana.

En la reanudación, el partido se animó. Hubo espacios y el espectáculo lo agradeció: Marruecos continuó buscando las bandas y creó peligro ante la meta de Martínez.

La entrada de Ajeddouc espoléo al equipo africano, que se vino arriba, especialmente en las internadas por la banda derecha. Pero el equipo de Mohamed Fakhir volvió a estar fallón en el remate.

Colombia se limitó a templar el partido en el centro del campo con un Vargas muy acertado y a lanzar ataques muy rápidos. Como es habitual, el carrusel de cambios presidió la segunda mitad, en la que Marruecos estuvo a punto de empatar a la salida de un córner por medio de Ajeddou.

El gol, en cambio, llegó de lado colombiano, cuando el partido estaba a punto de concluir: Elkin Soto aprovechó un pase en profundidad que pilló desprevenidos a los centrales marroquíes para picar el balón ante la salida de Jarmouni.

El enfado de los seguidores marroquíes se tradujo en lanzamiento de objetos al campo: aunque desde megafonía se advirtió de que el partido corría peligro de suspenderse, finalmente no fue necesario.