<
>

Poco para las dos

JOHANNESBURGO (EFE) -- La selección de Sudáfrica, anfitriona de la fase final del Mundial de 2010, y la de Uruguay igualaron el miércoles si goles en un partido amistoso de escaso nivel y pocas jugadas de peligro disputado en Johannesburgo.

El encuentro sirvió a la selección sudafricana, que dirige el brasileño Carlos Alberto Parreira, de preparación para la Copa de África, que se disputará el próximo año en Ghana.

Para los uruguayos, cuya plantilla es dirigida por Oscar Washington Tabárez, el partido fue el último de preparación de cara a las eliminatorias sudamericanas del Mundial en las que debutará el 13 de octubre frente a Bolivia en Montevideo.

Ambas selecciones mostraron voluntad, pero también numerosos errores defensivos a pesar de lo cual no lograron convertir goles.

En el primer tiempo el juego fue parejo, equilibrado y transcurrió por lo general en el centro del campo.

La selección sudafricana, a la que se le conoce como los "Bafana Bafana" (muchachos), mostró algunos futbolistas con buen manejo del balón y velocidad, pero carentes de ideas para superar la compacta y firme defensa uruguaya.

La selección de Uruguay, que llegó a Johannesburgo con varias ausencias notables por lesiones y suspensiones, como la de su capitán Diego Lugano y el goleador Diego Forlán, se preocupó por cuidar el balón y tratar de sorprender con contragolpes.

En la segunda parte del partido, y especialmente en los últimos 20 minutos, cuando los dos equipos sintieron el desgaste físico, el juego se hizo de ida y vuelta, casi sin marcajes en el centro del campo y con el balón alternando en las puertas de ambas áreas.

Fue lo más interesante del juego, pero los dos arqueros, el sudafricano Calvin Marlin y el uruguayo Juan Castillo, tuvieron buenas paradas frente a las pocas situaciones de riesgo para sus vallas.

Sin arriesgar mucho, pensando más en los compromisos futuros que en este partido, ambas selecciones terminaron el encuentro satisfechas con el resultado.

Parreira se hizo cargo de la plantilla sudafricana con la misión de incrementar el nivel del equipo y hacer de la selección una representación de jerarquía con vistas a la fase final de la próxima Copa del Mundo.

Sudáfrica volvió a formar parte de las competencias de FIFA desde hace tres décadas, tras superar sanciones por problemas políticos y de discriminación racial, y desde entonces logró el título de la Copa Africana de Naciones y clasificarse para la fase final de dos mundiales.

Uruguay no logró plaza en Alemania 2006 al perder en definición por penales una repesca con Australia.

De la mano de Tabárez, que anteriormente clasificó a Uruguay para la fase final de la Copa del Mundo de Italia 1990, los "celestes" tienen la ilusión de volver en 2010 a Sudáfrica para jugar la fase final del próximo mundial.