<
>

Siguen imparables

GUADALAJARA (Notimex) -- Guadalajara es imparable, pese a
que sufrió un poco mantuvo el invicto y de paso obtuvo su séptimo
triunfo al dar cuenta 2-1 de Pachuca, en partido de la fecha 11 del
Torneo Clausura 2008 del futbol mexicano que se disputó en el estadio
Jalisco.

Con su gol 99 en Primera División, Omar Bravo se encargó de
abrir el camino del triunfo, al minuto 32, y Sergio Avila finiquitó
las acciones, al 85. El colombiano Luis Gabriel Rey había logrado el
empate momentáneo, al 81.

Este resultado le permite a Chivas llegar a 25 unidades y
consolidarse en el liderato del Grupo Tres y de la clasificación
general. Pachuca se quedó con 14 en el primer sector.

Sin ser espectacular, Guadalajara mantiene ese estilo de juego
que envuelve al rival, primero para controlarlo y después para
aprovechar cualquier oportunidad que tenga al frente, eso fue lo que
exactamente sucedió durante los primeros 45 minutos de este duelo que
resultó demasiado trabado en el medio campo.

Pocas fueron las opciones de gol en ambas porterías, pues
mientras los de casa tenían más tiempo el esférico, sus embates
carecían de profundidad, las bandas fueron un poco olvidadas, la
principal arma del Rebaño Sagrado que no fue explotada.

Mientras que Tuzos pese a tener tres hombres netamente de
ataque, el colombiano Andrés Chitiva, el argentino Christian Giménez
y Juan Carlos Cacho, no tuvieron la cohesión necesaria sobre la meta
de Luis Michel que tuvo un primer tiempo muy tranquilo.

Cuando el partido no se defenía hacia que lado se podía
inclinar, Sergio Santana se encontró con un rebote en tres cuartos de
cancha, observó muy bien el movimiento de Omar Bravo para filtrarle
un pase exacto al mundialista en Alemania 2006 quien de primera
intención con la zurda batió a Miguel Calero y así conseguir su gol
99, al minuto 32.

A cinco minutos del descanso, Bravo tuvo la gran oportunidad de
alcanzar su anotación número 100 en el Máximo Circuito, pero después
de una gran acción en la que se quitó a Calero, mandó su remate a las
redes por afuera cuando tenía todo para definir.

Con la imperiosa necesidad de ser más peligroso al frente, el
tecnico Enrique Meza ordenó los ingresos del argentino Damián Alvarez
y del colombiano Luis Gabriel Rey, a cambio de dos defensas, Gerardo
Rodríguez y Marco Pérez.

Con este nuevo parado de los visitantes, el conjunto
jalisiciense tuvo más espacio, replegó un poco las líneas y el
técnico Efraín Flores sabía muy bien que era momento de poner a
alguien con mayor velocidad que acompañara a Bravo, por ello le dio
la entrada a Alberto Medina.

Este cambio no le dio los dividiendos esperados, pues los
hidalguenses pocas veces les prestaron el esférico y conforme
transcurrían los minutos llegaban con mayor insistencia y
peligrosidad sobre la meta del Rebaño Sagrado.

Después de una seria falla de Damián a centro de Giménez, Rey no
desaprovechó otro muy bien centro por el sector de la derecha de
Chaco para tenderse y peinar el esférico para dejar sin oportunidad
a Michel, al minuto 81.

Cuando parecía que todo terminaba con empate, apareció el
Gaucho Avila y con un derechazo abajo pegado al poste derecho le
dio el tirunfo a su equipo, para así tener una pequeña revancha
personal, luego de la humillante y dolorosa eliminación que sufrió
con la selección mexicana Sub-23.

El arbitraje estuvo a cargo de Eduardo Gasso, quien tuvo una
regular actuación. Expulsó de doble amarilla al argentino Christian
Giménez (92) y amonestó al también argentino Damián Alvarez (54),
Juan Carlos Cacho (71) y a José Francisco Torres (74) por los
visitantes.

Ramón Morales (29), Jonny Magallón (52) y Edgar Solís (62)
vieron cartón preventivo por los de casa.