<
>

Estuvieron implacables

MONTERREY (Notimex) -- El chileno Humberto Suazo tuvo
una tarde de ensueño de cuatro anotaciones en la goleada de
Monterrey, por 7-2, sobre un Veracruz que se le volvió a aparecer el
fantasma del mal funcionamiento y los errores defensivos y hasta ya
es último en la tabla de porcentaje.

En la cancha del estadio Tecnológico brilló Rayados ante un
endeble conjunto visitante y más el chileno Humberto Suazo con
ramillete de cuatro goles, a los minutos ocho, 37, 66 y 74, y Jared
Borgetti no se quedó atrás, pues hizo dos, al 28 y 54, y el uruguayo
Egidio Arévalo colaboró al 41.

Aldo de Nigris fue la única respuesta ante el arco de Jonathan
Orozco, al 26, y el mismo Arévalo colaboró con autogol, al 90.

Lo más grave para el conjunto escualo es que también volvió al
último lugar de la tabla de porcentaje, la cual al concluir la actual
campaña regular definirá qué equipo descenderá, y será el sotanero.

Para Rayados fue una victoria que lo metió de lleno a la
calificación a la liguilla al ubicarse en segundo lugar del Grupo
Dos, al llegar a 17 unidades, mientras que Tiburones Rojos se quedó
con 13, en el mismo sector.

En una salida rápida, Luis Ernesto Pérez tocó el esférico a la
derecha a un solitario Chupete Suazo, quien desde fuera del área
grande disparó potente y por abajo, a la derecha de Jorge Bernal,
para el 1-0.

Luego los visitantes tomaron la iniciativa, pisaron una y otra
vez el área de los de casa y al 26 lograron la igualada por conducto
de Aldo de Nigris y hasta ahí todo indicaba que iba a ser un
encuentro parejo.

Al 28, Jesús Arellano recentró por alto y Borgetti se elevó para
meter el remate con la cabeza para el 2-1, y al 37 tuvo el Cabrito
otra asistencia para un Suazo en fuera de lugar, que no marcó el
árbitro, controló el esférico, hizo gambeta a la izquierda a la
salida del portero y luego disparó para el 3-1.

A la ofensiva se sumó el charrúa Egidio Arévalo con disparo de
media distancia y en el fondo el arquero Jorge Bernal quiso
controlar, pero el esférico se le fue para atrás y terminó anidándose
en su meta, para el 4-1.

Ya acabado Veracruz, lo que siguió fue de lo más sencillo, como
un centro de Arévalo, desde lado derecho, a segundo poste a un
solitario Zorro del Desierto Borgetti, quien sólo puso la cabeza
para el 5-1, al 54.

El 6-1 fue un extraordinario gol para el Chupete. En despeje del
portero prolongó un defensa con la cabeza, el esférico llegó al
andino, quien de inmediato hizo disparo largo que sorprendió a un
adelantado arquero, quien pese a retroceder fue techado por la de
gajos que se anidó en su meta, al 66.

Y Suazo colaboró más en la conversión del graderío en una
extensión de un manicomio, cuando al minuto 74 aprovechó un recentro
del brasileño Robert de Pinho, controló el esférico, disparó y tras
el rebote con el portero le quedó a modo y terminó por anidarla en el
fondo de la meta de Bernal.

Ya en el minuto 90, Arévalo trató de despejar un centro a balón
parado, pero el impacto con la cabeza envió el esférico al fondo de
la meta de su coequipero Jonathan Orozco, para el silbatazo final
casi inmediato.

El árbitro Hugo León Guajardo sólo amonestó a Jared Borgetti por
el conjunto de casa, pero estuvo benévolo con los visitantes, al
mostrar cartón preventivo a los argentinos Franco Pepino y Santiago
Raymonda, el colombiano Javier Restrepo, Cesáreo Victorino y Aldo de
Nigris.