<
>

Todo fue muy sencillo

BUENOS AIRES (DyN) -- Sin sus máximas estrellas y con varios juveniles Boca Juniors logró frente a Huracán un 3 a 0 que resultó demasiado amplio para lo que fue la producción del equipo, por momentos errático, permitiendo que su rival con escasos fundamentos lo exigiera.

Sin embargo el resultado posibilita al equipo de Carlos Ischia mantener el puntaje ideal, con 9 unidades en 3 presentaciones, y alcanzar la punta del torneo Apertura.

De nuevo los jóvenes surgidos de divisiones inferiores fueron determinantes, ya que Lucas Viatri, primero, y Nicolás Gaitán después, por dos veces, fueron autores de los tantos para la victoria, en un encuentro en que Boca, en algunos pasajes, extrañó a sus titulares ausentes, circunstancias que en definitiva quedó sepultada por la elocuencia de las cifras.

Boca comenzó con problemas para controlar la pelota y se vio obligado a retroceder, pero la primera vez que paso al ataque, a los 9 minutos, se puso en ventaja.

Morel Rodríguez avanzó por la izquierda, la cruzó por abajo hacia el área, dejó pasar Gracián, y Viatri, anticipando a todos, colocó el 1 a 0.

Los minutos que siguieron fueron de escaso nivel, porque Huracán obligado a tomar la iniciativa desnudó su falta de ideas, mientras que Boca se sintió cómodo en actitud de espera y como no apareció en ningún momento Gracián, no tuvo quien le diera profundidad al armado.

Recién en el minuto 25 Huracán tuvo una posibilidad digna de mención, cuando Barrientos cabeceó un tiro de esquina servido por Cólzera.

Boca contestó a los 27, con un cabezazo desviado de Vargas y tuvo su mejor oportunidad sobre los 32, a través de una acción individual de Dátolo, que llegó hasta el fondo por izquierda, tocó hacia atrás, y Viatri sólo ante el arco, remató desviado.

En el último tramo de la etapa inicial Huracán, nada más que con empuje, se acercó al área rival, y ya en el tiempo de descuento apareció Caranta para salvar la victoria parcial, primero por dos veces ante Cólzera y Barrientos, y pocos segundos después frente a Nadal. Al llegar al entretiempo, la conclusión era que Boca pareció tener bajo control buena parte de la etapa, pero necesitó que su arquero lo salvara en el instante final.

En el arranque del complemento Huracán conservó los ímpetus de los minutos anteriores, y volvió a estar cerca del empate.

A los 4 minutos falló Cáceres, Barcos quedó sólo ante Caranta y el arquero tapó yendo abajo, pero lo del 1 xeneize no terminó ahí, ya que a continuación tapó un remate de Arano desde afuera del área.

Boca se dejaba estar demasiado y Huracán jugaba cada vez más metido en campo adversario, aunque sin encontrar ninguna elaboración de juego, con el único argumento de su enjundia.

Pasado el cuarto de hora, el inexpresivo Gracián iba a dejarle su lugar a Gaitán, que aunque no alcanzó continuidad en su juego, con sus apariciones iba a marcar distancias muy claras con respecto a su reemplazado.

Transcurridos los 20 minutos, estaba claro que Huracán iba sintiendo el desgaste, y ya la defensa de Boca soportaba el juego sin los contratiempos anteriores.

A los 31 minutos, Noir ganó una pelota entre dos rivales, abrió a la derecha para Vargas, el colombiano envió el centro hacia el medio del área y Gaitán definió con remate de derecha.

El partido estaba definido porque era notorio que Huracán de ningún modo tenía reservas como para remontar dos goles, y el resultado quedó sellado a los 43 minutos, cuando el debutante Jonatan Philippe rechazó largo, falló Arano, Gaitán escapó sólo y con absoluta serenidad tocó ante Limia, para coronar su breve pero muy positivo trabajo personal.