<
>

De arco a arco

BUENOS AIRES (DyN) -- River Plate y Racing protagonizaron un clásico intenso de punta a punta en el que por encima de las muchas equivocaciones defensivas se destacó por un espectáculo vibrante y que terminó con un empate en tres goles aunque a su turno cualquiera pudo haber ganado.

Tres veces el equipo visitante sacó diferencia de un gol y otras tantas River remontó la desventaja con acciones cambiantes en todo momento, con centros repetidos que fueron un severo problema para los defensores de uno y otro equipo y con trabajos individuales para destacar como el de Maximiliano Moralez hasta que agotó sus energías y el de Diego Buonanotte, que entró para darle otro nivel a River en la etapa final.

Desde el principio se planteó un juego de tránsito rápido por mitad de cancha, pero a los dos les costaba pasar más allá de la entrada al área y en su primera llegada Racing se puso en ventaja.

A los 12 minutos Leandro González hizo una buena jugada individual por la derecha, sacó un centro de zurda y el zaguero riverplatense Facundo Quiroga, en su afán por anticipar a Juan Sánchez Sotelo, buscó alejar el peligro pero le salió una chilena que metió la pelota por detrás del arquero Juan Marcelo Ojeda.

En los minutos siguientes Racing pareció afirmarse mejor, sobre todo cuando entraba en acción González por derecha, por donde encontraba mucho espacio y complicaba a Cristian Villagra.

Pero cuando mejor estaba jugando el equipo de Avellaneda llegó el empate de River.

Iban 21 minutos cuando Diego Barrado sacó un centro desde la derecha y Santiago Salcedo convirtió con un cabezazo perfecto, abajo a la izquierda del arquero José Luis Martínez Gullotta.

Después siguió siendo parejo aunque River tuvo tres buenas llegadas. Un cabezazo hacia atrás de Danilo Gerlo servido por Barrado en una falta de coordinación entre la defensa y el arquero de Racing, luego otro cabezazo de Martín Galmarini, que se fue apenas desviado y un disparo de Barrado que despejó Martínez Gullotta.

En los últimos diez minutos volvió a afirmarse Racing. A los 40 se acercó con un cabezazo de Sánchez Sotelo que Ojeda apenas logró controlar cuando se le colaba por arriba y un minuto después Racing desniveló.

Esta vez la jugada se inició por izquierda con Maxi Moralez, envió un centro pasado y con toda la defensa corrida hacia la derecha encontró solo a González, que ni siquiera tuvo que saltar para colocar, con un cabezazo, la pelota en el palo más lejano de Ojeda.

Las características en el complemento fueron las mismas, con Racing algo más metido en el campo rival pero con River moviéndose bien en contraataque para lo cual resultó fundamental el ingreso de Buonanotte.

A los 17 minutos, Salcedo ejecutó un tiro libre, se desvió en un jugador de River, no retuvo Martínez Gullotta y Buonanotte, en posición adelantada no sancionada por el árbitro Pablo Lunati, estableció el empate.
El dominio de Racing fue intensificándose y a los 23 volvió a pasar al frente a través de Pablo Caballero, que recibió una pelota bajada en el área por Moralez, sacó un remate trabado por Tuzzio y la pelota ingresó con rara trayectoria y escasa velocidad.

La ventaja duró poco, porque Buonanotte ejecutó un corner de derecha y Quiroga, rehabilitándose de su gol en contra, le dio con un cabezazo el empate definitivo a River.

En el último cuarto de hora, Racing pareció acusar más el desgaste físico, con lo cual las mejores posibilidades fueron de River, que además terminó jugando con un hombre más por expulsión de Gabriel Mercado (doble amarilla) pero el 3-3 ya no iba a alterarse.