<
>

La Madama sufre pero no afloja

ROMA (ESPNdeportes.com) - Fue durísimo, realmente: porque Juventus tenía la cabeza en el partido del martes ante Chelsea y bajó a la cancha sin muchos titulares, porque lo hizo conociendo el triunfo de Inter en Génova, resultado que la obligaba a ganar para seguir en carrera, y porque enfrentó a un Torino generoso y bien armado.

Pero también fue merecido: más allá del dominio territorial del rival, las mejores ocasiones fueron para Juventus, al punto de que el arquero granate Matteo Sereni fue la figura de la cancha, con por lo menos tres atajadas milagrosas, mientras que Juventus se defendió ordenadamente y Buffón casi no pasó sobresaltos.

Así, a diez minutos del final, cuando el partido parecía encaminado hacia un empate sin goles que favorecería la fuga de Inter, Giorgio Chiellini encontró el cabezazo ganador en jugada de pelota parada. Con este triunfo, Juventus suma 56 unidades y mantiene la distancia de siete puntos de Inter, mientras que Torino sigue teniendo 24 y mañana, al final de la jornada, podría encontrarse otra vez en zona descenso.

Decíamos que Torino mantuvo casi siempre la iniciativa y eso fue especialmente cierto en la primera etapa, cuando Rosina estuvo muy activo y armaba un buen circuito de juego con Corini, Dzemaili y Abate. Pero las ocasiones las tuvo Juventus, en especial un remate de Iaquinta muy cerca del palo (asistencia de Giovinco) y un cabezazo a quemarropa otra vez de Iaquinta, en ocasión de un tiro libre desde la derecha también del chiquilín: en ambos casos, Sereni atajó de manera milagrosa.

La única atajada complicada de Buffón, en cambio, llegó en ocasión de un remate violento de Barone, que se le colaba abajo del travesaño, cerca del primer palo. Sereni, por su parte, en el final de la etapa se repitió con una enorme salvada ante el venenoso disparo de Marchisio, que había picado al suelo justo delante de él.

La segunda etapa parecía encaminada hacia la misma dirección, pero luego de pocos minutos se lastimó Rosina y el Toro perdió gran parte de su lucidez y creatividad. Así, el partido ingresó en una fase deslucida y aburrida, con mucha lucha en el medio pero pocas ideas y ninguna ocasión de riesgo.

Promediando la etapa, Juventus tuvo otra chance clara: en jugada de pelota parada, Chiellini cabeceó pero Sereni salvó de manera extraordinaria. Su rechazo le cayó a Salihamidzic, quien remató a quemarropa pero el balón se devió apenas en Natali y fue devuelto por el poste.

Fue el anuncio del gol: en otra jugada de pelota parada, esta vez desde la izquierda, Nedved (ingresado por Giovinco, quien luego de un buen comienzo se desdibujó totalmente) metió el centro en comba a cerrar sobre el arco y apareció Chiellini para madrugar a todos y estampar el cabezazo goleador.

Luego Juventus, con orden y calma, defendió en los diez minutos finales el fundamental triunfo, ya con la cabeza definitivamente puesta en Chelsea: ante los ingleses, será necesario jugar con la misma calma y solidez. Si lo logra, la Vieja Señora tiene excelentes chances de pasar el turno.

El Toro jugó un buen partido, pero es claramente uno o dos niveles inferior que Juventus. No gana el clásico desde 1995 y se le quebró la racha positiva de siete encuentros, comenzada justamente en la segunda vuelta (fecha 20), pero jugando de esta manera no debería tener problemas para conseguir la permanencia.

La figura de ESPNdeportes.com: Matteo Sereni (9)