<
>

Se quedó con el devaluado clásico

BUENOS AIRES -- River Plate al fin consiguió una alegría que se le negaba hace tiempo, al vencer por 2-0 en un devaluado clásico a Independiente.

Diego Barrado y Radamel Falcao anotaron los goles en el primer tiempo, mientras que en el segundo, los dos equipos desperdiciaron sendos penales, como una descripción de lo que atraviesan River e Independiente en este, para ellos olvidable, torneo Clausura.

En River volvió, después de mucho tiempo, a lucir Diego Buonanotte, y Mauro Díaz, respaldado desde los últimos partidos por el entrenador Néstor Gorosito, no le fue en zaga. El primer tiempo de Barrado también fue un buen síntoma de recuperación.
En cambio, Independiente careció de errores infantiles en defensa y muy flaco en la zona de definición.

El primer tiempo empezó bastante parejo, con mejor cara en los ataques y no tanto en las defensas, porque Buonanotte se juntó bien con Mauro Díaz, y Ríos con Montenegro, pero no llegaron bien las pelotas a los puntas.

Con el correr, River corrigió sus falencias, sobre todo en la recuperación y allí se hizo fuerte Barrado, mientras Independiente comenzaba a hacer agua en defensa.

La muestra fue cuando Mauro Díaz entró como a su casa ante la pasividad de Leandro Gioda, remató desde la puerta del área grande, tapó Daniel Vega, y el cabezazo hacia abajo de Buonanotte, un tanto sorprendido, salió apenas desviado junto a un palo.

A los 29 llegó la apertura del marcador, que se gestó en un inicio de ataque de Independiente, que tuvo la mala suerte de que un pase de Montenegro chocara en el árbitro Carlos Maglio, la pelota sin destino quedó en poder de Barrado, que cruzó la mitad de cancha, y en plena carrera eludió a Gioda y remató desde 35 metros, convirtiendo a la derecha de Assmann.

Así como Díaz ingresó del centro derecha, por izquierda también Guillermo Rodríguez tuvo problemas con Buonanotte y Barrado, y por allí nació la jugada del segundo gol a los 38. Pelota de Buonanotte hacia atrás, centro de Barrado y Falcao entró solo ante la mirada del paraguayo Gavilán y metió el cabezazo para el 2-0.

En el segundo el técnico Américo Gallego sacó al joven Churín y puso a Leonel Núñez pero estuvo muy por los costados. Otra vez amagó a resurgir Independiente, pero tuvo mala suerte, como en una llegada clara que terminó en blooper. Fue un centro desde la derecha de Leonel Ríos, que despejó Cabral hacia la izquierda, Núñez devolvió al medio con una pirueta, Vega manoteó y Montenegro pegó el cabezazo pero la pelota pegó en el travesaño.

Luego llegaron los cinco minutos en que River pudo aumentar e Independiente descontar pero ambos desperdiciaron los penales.

A los 14 minutos, en otra siesta de la defensa de Independiente, Rodríguez llegó tarde a una salida en lo alto, y la corrida de Falcao terminó con un manotazo de Assmann dentro del área. Falcao se paró a once metros del arco, corrió, se resbaló y tiró la pelota por encima del travesaño.

Dos minutos después, Gerlo agarró dentro del área a Leonel Núñez, que exageró la caida. Maglio cobró el penal, y Montenegro, amague mediante, la tiró abajo junto al palo izquierdo de Vega, quien manoteó y la mandó al corner.

River tuvo más posibilidades de aumentar, primero con un disparo combado de Buonanotte que se fue junto al vértice de un ángulo, y luego Assmann ahogó los gritos del propio Buonanotte en un tiro libre y de Falcao.

Los hinchas de River, esta vez sin banderas agresivas, hicieron sentir su apoyo al equipo. Aplaudieron a Buonanotte cuando Gorosito los sacó a dos minutos del final.
En Independiente solo hubo más insultos, como los que ya venían despidiendo a sus jugadores.