<
>

Corea ganó con comodidad a equipo griego sin ideas ni fútbol

JOHANNESBURGO -- Corea del Sur abrió el Mundial con una cómoda victoria ante Grecia en un partido en el que fue superior individual y colectivamente a un rival que no ofreció ni fútbol ni ideas y que nunca tuvo verdaderas opciones de neutralizar la ventaja de su oponente.

El fútbol alegre de los coreanos y la obtención de un gol al principio de cada tiempo fue suficiente para que la selección asiática consiguiera ganar al ritmo que más le convino, sin apretar en exceso el acelerador.

Enfrente, su rival incluso dio muestras de impotencia en algunas fases del encuentro.

Vistazo estadístico

  • Grecia tuvo 11 tiros de esquina, el mayor número de tiros de esquina que el equipo ha tenido en un juego de Copa Mundial de la FIFA® y la 20ma vez desde 1966 que un país no anota en un partido tantos tiros de esquina.

  • La futilidad de Grecia con tiros de esquina no es ninguna sorpresa puesto que el país ha tenido 28 sin anotar un sólo gol, el máximo de cualquier equipo en los últimos 35 años. (Información de ESPN)

Es cierto que el partido estuvo condicionado por el gol que Corea del Sur logró muy pronto, en una falta lanzada cerca del córner que el central Jung Soo remató sin oposición en el segundo palo.

Tras este tanto, Grecia no encontró la forma de contrarrestar el juego del equipo asiático, que dispuso de varias ocasiones para ampliar su cuenta, entre ellas una acción en la que Chung Yong cayó en el área griega a los quince minutos y que pudo ser penal.

Grecia no conseguía hilvanar el juego y no tuvo opciones para empatar salvo en un par de acciones tímidas justo antes del descanso, al que se llegó con 1-0 en el marcador.

En el encuentro mantuvo la misma tónica al principio del segundo tiempo y tras un fallo defensivo de Grecia el jugador del Manchester United inglés, Ji Sung Park, en una buena acción individual, puso un 2-0 prácticamente definitivo en el marcador.

Grecia cambió su delantera, pero Corea no sólo no sufrió, sino que tuvo opciones para ampliar su ventaja, ante un rival con más hombres en ataque pero sin recursos.

Ni tan siquiera los minutos finales se disputaron en el área coreana, por lo que estuvo más cerca el 3-0 que la posibilidad de que el conjunto griego redujera diferencias en el marcador.