<
>

Dio un gran golpe

BUENOS AIRES (DyN) -- Lanús, que parecía perdido al promediar la segunda mitad, sacó provecho de las distracciones de su rival y se llevó una valiosa victoria del Monumental de Núñez, donde derrotó 2-1 a River en el debut de ambos en la Copa Sudamericana.

Parecía que la fiesta de River iba a ser completa. Sin hacer un gran partido, le ganaba a Lanús 1-0 con un golazo de Cristian Fabbiani a los 22 minutos de la segunda etapa y celebraba el regreso de Ariel Ortega.

Pero el conjunto de Núñez se distrajo y Lanús, que había sido bastante amarrete a lo largo del encuentro, no lo perdonó: con dos golazos de Eduardo Salvio lo dio vuelta en los 10 minutos finales del encuentro.

El triunfo dejó al elenco granate a un paso de la próxima instancia del certamen, ya que los goles logrados en condición de visitante obligaran a River a marcar dos goles como mínimo en la revancha que se jugará en cancha de Lanús el 17 de septiembre.

En el elenco millonario reapareció en forma oficial el "Burrito" Ariel Ortega, quien cumplió una buena actuación en la primera parte, aunque sintió el rigor del partido en la etapa complementaria.

Y en Lanús hizo su debut Mauricio Caranta, quien volvió al arco tras su complicada salida de Boca Juniors. El comienzo vertiginoso del partido se fue diluyendo con el correr de los minutos y ambos equipos terminaron prestándose la pelota y careciendo de la profundidad que habían mostrado en el inicio.

Ortega, aportando claridad a la hora de elegir al compañero mejor ubicado, fue la mejor arma de River para lastimar a un replegado Lanús. Pero las falencias ofensivas de un errático Cristian Fabbiani y la falta de puntería de Diego Buonanotte le impidieron a los "millonarios" abrir el marcador en esa primera etapa.

Lanús, en tanto, se paró decididamente de contra y sólo pudo inquietar a partir de esporádicas apariciones de Salvio. A los 9 minutos, tras un córner ejecutado por Sebastián Blanco desde la derecha, el juvenil delantero se anticipó a un rival y estrelló la pelota en el primer palo del arco de Daniel Vega.

Dos minutos más tarde, Buonanotte recibió la pelota en la puerta del área, remató y el balón se fue cerca del palo derecho del reaparecido Caranta.

A los 15 River generó su aituación más clara: Buonanotte armó una contra veloz, habilitó a Ortega y éste le cedió la pelota de primera a Fabbiani, pero el "Tanque" no pudo controlarla en el punto penal cuando sólo Caranta se interponía en su camino al arco.

Del otro lado, a los 19 Blanco le dio un gran pase a Salvio, quien le ganó la posición a Cristian Villagra pero perdió en el mano a mano con Vega, quien rechazó hacia un costado.

De ahí en más todo fue equilibrio y tedioso y la primera etapa se fue con más pena que gloria y sin goles. River fue más ambicioso en el inicio de la segunda mitad e hizo méritos como para abrir el marcador. Un zurdazo de Buonanotte que se fue cerca y un tiro libre ejecutado por Marcelo Gallardo que un atento Caranta rechazó con lo justo al córner parecieron inclinar la balanza en favor del local.

Y ese dominio se cristalizó a los 22 en una acción aislada, Fabbiani recibió de espaldas y sacó un remate de media vuelta que se clavó junto al palo izquierdo de Caranta. El partido estaba servido para los de Núñez pero dos distracciones resultaron fatales.

Y la fiesta se transformó en tragedia después de que Salvio, la gran figura del partido, diera vuelta la historia con dos golazos, el primero a los 35 minutos y el otro ya en tiempo de descuento.