<
>

Recreativo humilló al Atlético Madrid por la Copa

HUELVA -- El Recreativo de Huelva humilló al Atlético de Madrid, al que venció 3-0, en el encuentro de ida de los octavos de final de la Copa del Rey, resultado que obliga a los madrileños a encomendarse a un milagro para remontar en la vuelta, dentro de una semana en el Vicente Calderón.

Las ausencias de titulares, ni la rigurosa expulsión por roja directa del checo Thomas Ujfalusi en el minuto 20, con 1-0 en el marcador, puede servir de excusa a los rojiblancos, que se empeñaron en, prácticamente, enterrar sus esperanzas en un torneo que se le presentaba asequible a la vista del sorteo.

Presentó Quique Sánchez Flores un once con novedades y de nuevo con la exclusión de Sergio Kun Agüero, todavía convaleciente de una sobrecarga en los abductores.

La principal presencia fue la del canterano Cedric Mabwaty, de 17 años, que no recordará su debut en el primer equipo con agrado. El congoleño fue el inocente autor del penalti que dio lugar al segundo tanto del Recreativo, anotado por Barrales en el minuto 24. El primero lo había firmado el uruguayo Fornaroli después de un tremendo error de toda la línea defensiva rojiblanca.

En 10 minutos, los que van del 14 al 24, el Atlético recibió dos goles y sufrió la expulsión de Ujfalusi. Un desastre imprevisible pero que no debiera ser definitivo para un once con orgullo.

Pero ni eso enseñaron los rojiblancos, vestidos curiosamente de negro en un casi desierto Colombino ante un equipo que marcha con muchas dificultades en la Segunda División, a sólo tres puntos de los puestos de descenso.

El Recreativo, que primero se frotó los ojos para creer lo que estaba pasando, se fue creyendo su papel poco a poco e, incluso, se percató de que podía hundir más al rival.

Eso fue lo que pasó en la segunda mitad, en la que el Atlético hizo todo un alarde de inoperancia y en la que fueron los locales los que tuvieron la posesión del balón ante la impasible actitud de Quique Sánchez Flores, que se decidió a sacar a Simao Sabrosa al césped cuando sólo quedaba un cuarto de hora para el final.

Era ya tarde y el Atlético desesperaba sin remisión, sin que se pudiese atisbar nada positivo. Al contrario, Candeias, delantero portugués procedente del Oporto, se encargó de poner la puntilla a su rival al hacer el tercero en el minuto 88. El tanto levantó los olés de la grada.

Sólo cuatro días después de vencer al Sevilla en liga en el tiempo descuento, el Atlético puso un borrón que puede tener consecuencias nefastas en el inicio del nuevo año.

Aunque lo peor, además del humillante resultado, sea la pobre imagen de un conjunto que se desmorona.

Todo lo contrario que el Recreativo, que no contaba para nada con el sorprendente tanteador, pero que dio una gran alegría a los poco más de 2.000 espectadores que se acercaron al Colombino a recoger su regalo en el día de los Reyes Magos. Y lo hicieron a lo grande, con olés a su equipo, ante la impotencia de los madrileños.