<
>

Vélez se impuso a Huracán y llega con chances a la última fecha

BUENOS AIRES (DyN) -- Con dos goles conseguidos por Jonathan Cristaldo, cuando se sabía que Estudiantes de La Plata goleaba a River Plate y la desesperación dominaba fuera y dentro de la cancha, Vélez Sarsfield le ganó a Huracán por 2-0 y aún mantiene viva la ilusión de consagrarse campeón del Torneo Apertura.

Cristaldo, quien ingresó en el comienzo del segundo período por Fabián Cubero, marcó los goles a los 6 y 39 minutos, el último de ellos cuando el arco de Huracán era defendido por Leonardo Villán, quien había suplantado al expulsado Gastón Monzón.

Vélez llega a la última fecha del torneo dos puntos debajo de Estudiantes (42 contra 40) y deberá visitar en Avellaneda al Racing Club, pero si quiere el título no sólo deberá vencer, sino también esperar que Arsenal doblegue al equipo dirigido por Alejandro Sabella en el Centenario de Quilmes.

Al conjunto de Ricardo Gareca, sin embargo, le queda otra posibilidad: ganarle a Racing, y aguardar que Arsenal y Estudiantes empaten. Esto provocará igualdad de puntos y por lo tanto se jugaría un partido final en cancha neutral para coronar al nuevo campeón del fútbol argentino.

Huracán sorprendió. Durante 15 minutos, los primeros, le sacó la pelota a Vélez, lo dominó en el campo y le provocó un gran desconcierto.

Al trabajo que realizaron Gastón Machín, Rodrigo Battaglia y Angel Morales en la mitad de la cancha el equipo dirigido por Miguel Angel Brindisi le agregó el achique en defensa y eso bastó para controlar a Vélez.

En el lapso en el cual Huracán fue más, dispuso de dos situaciones para marcar. A los dos minutos, Machín le puso un pase en profundidad a Rolando Zárate, quien no alcanzó a tocar el balón, el cual llegó a manos de Marcelo Barovero; la otra chance se vio a los 16, cuando el Roly Zárate le sacó una pelota a Machín, quien se preparaba para empalmar de primera.

Después Vélez logró mejorar. Agarró la pelota en la mitad de la cancha y se metió en campo de Huracán. Pero al conjunto conducido por Ricardo Gareca le faltó claridad, Maximiliano Moralez estuvo muy apagado, y por eso la pelota nunca le llegó al uruguayo Santiago Silva y Juan Manuel Martínez en el sector de la cancha donde más pesan.

A pesar del dominio, Vélez recién tuvo su oportunidad más clara a los 34 minutos, cuando Moralez sacó un derechazo desde fuera del área, el que tras rozar en un defensor salió pegado al poste derecho.

Desde la cancha de River llegaba la noticia del tercer gol de Estudiantes y en el José Amalfitani la desesperación se adueñaba de jugadores e hinchas.

Pero Vélez, cuando menos lo esperaba, consiguió lo que buscaba: el gol. Iván Bella le dio un pase preciso a Cristaldo. El delantero tomó la pelota cerca del área grande, eliminó a un defensor y sacó un derechazo que, tras rozar en un jugador de Huracán, se introdujo en la valla.

Con el gol a favor, Vélez consiguió la tranquilidad que no había tenido hasta entonces. Si bien siguió sin encontrar el buen fútbol, metió a Huracán contra su campo y no le dio chance alguna para llegar el empate.

Vélez pudo aumentar la ventaja, pero la falta de precisión o alguna intervención milagrosa (como la de Carlos Quintana, cuando evitó sobre la línea el gol de Silva) demoró la aliviadora segunda conquista.

Sin embargo el partido se terminó literalmente a los 36. Monzón cortó con la mano, fuera del área, un ataque de Silva. Néstor Pitana cobró la infracción y expulsó al arquero de Huracán.

El tiro libre fue ejecutado por Víctor Zapata, Leonardo Villán (ocupó el lugar de Monzón), dio rebote, la pelota le cayó a Silva y su remate pegó en el travesaño. El rebote le cayó a Cristaldo, quien empujó la pelota al gol.

Los nueve minutos restantes no agregaron nada. Vélez tenía la situación controlada y Huracán no tenía con qué complicar la victoria del local.

Así se llegó a la última fecha con Vélez dispuesto a dar batalla hasta el último instante en procura del título.