<
>

Peñarol ganó, pero Goiás avanzó a los cuartos de final

MONTEVIDEO (EFE) -- El Goiás brasileño se clasificó para los cuartos de final de la Copa Sudamericana pese a caer en Montevideo por 3-2 ante Peñarol, en un partido en el que los visitantes hicieron valer su triunfo de 1-0 en el partido de ida y su oportunismo de cara al gol frente a unos voluntariosos uruguayos.

Un golazo del delantero brasileño Rafael Moura en el minuto 16 y otro de contragolpe de Carlos Alberto (m.76) dejaron fuera del torneo al equipo uruguayo que, sin embargo, estuvo a punto de clasificarse con coraje y goles de Matías Corujo (m.38), Marcelo Sosa (m.42) y Alejandro Martinuccio (m.83).

Al final, el valor agregado de los goles como visitante dejaron a los brasileños en cuartos de final de la competición continental, pese a que debieron jugar desde los 56 minutos con diez hombres por la expulsión de Everton.

Goiás se enfrentará en la fase de cuartos de final al mejor de la eliminatoria entre el también brasileño Avaí y el Emelec ecuatoriano, que en el partido de ida ganó por 2-1.

Peñarol arrancó con ímpetu sobre el área rival mientras que los brasileños se acomodaron en retaguardia con líneas muy cerradas para salir al contragolpe.

Pese a dominar la pelota, los 'carboneros' no parecían tener muchas ideas para llegar a la zona de peligro y pronto comenzaron a perderse en una serie de pases intrascendentes.

Los brasileños, por su parte, supieron aprovechar el balón en las escasas maniobras en las que lo hizo suyo. Así, en la primera ocasión en la que trenzaron más de cuatro pases seguidos en cancha rival llegó el golazo de Moura (m.16).

El joven delantero controló una pelota con el pecho en el centro del área y en una baldosa se deshizo de forma magistral de dos rivales y el portero para dibujar una eliminatoria muy favorable para los brasileños.

Pese al jarro de agua fría, e impulsado por la necesidad de anotar, como mínimo tres goles para pasar a la siguiente fase, Peñarol le puso más de pólvora a sus ataques.

La confianza del equipo 'esmeraldino' le terminó pasando factura antes del medio tiempo. Primero fue Corujo, que aprovechó un doble rechace del arquero Harlei para anotar con furia el gol del empate (m.38).

Y luego apareció Sosa para, con un estupendo disparo desde más de 30 metros, darle la vuelta al marcador en el minuto 42 y darle esperanzas a los carboneros.

En la reanudación, el equipo local salió con mucha más energía y con una clara disposición para anotar el tanto que les faltaba para llegar a la siguiente eliminatoria.

Los esfuerzos de los uruguayos se vieron facilitados por la expulsión en el minuto 56 del brasileño Everton. Cuando ya mascaba el gol y la hazaña los locales apareció el recién ingresado Carlos Alberto para hundir a Peñarol (m.76).

El brasileño encontró libre de marca un saque de arco y corrió sin trabas hasta el área local, en donde su disparo cruzado se convirtió en el de la clasificación de Goiás.

Las emociones aún se mantuvieron hasta el final, ya que Peñarol no se rindió y peleó a la desesperada hasta conseguir el gol de Martinuccio (m.83) e incluso hizo méritos para llevarse la eliminatoria, aunque el tiempo no le llegó.

Este partido de vuelta de la fase de octavos de final se disputó en el Estadio Centenario, de Montevideo, ante 37.000 espectadores.