<
>

El venezolano Rondón mete en "Champions" al Málaga de Pellegrini

MÁLAGA -- Un gol del delantero venezolano José Salomón Rondón ha hecho realidad el sueño del Málaga CF del chileno Manuel Pellegrini, la clasificación por primera vez en su historia para la Liga de Campeones, y sirvió para derrotar (1-0) al Sporting de Gijón que, con ello, consumó su descenso a la Segunda División.

El equipo malagueño, consciente de la importancia de un triunfo, salió fuerte, aguerrido e intentando desordenar al Sporting, que se defendía y buscaba alguna acción rápida que infligiera pánico en la defensa malaguista.

Los locales apuntaban a la portería de Juan Pablo, con entradas por las bandas de Joaquín y Eliseu, quién con un lanzamiento desde fuera del área pudo marcar, pero que neutralizó Juan Pablo.

Tuvo Rondón, en un remate de cabeza, una primera oportunidad pero el balón tocó en un poste (minuto 26).

El asedio era constante, Isco y el defensa argentino Martín Demichelis, éste en dos ocasiones, tuvieron la posibilidad de adelantar a su equipo.

Sporting prácticamente no salió de su campo ante lo que el Málaga recurrió a disparos desde fuera del área como hizo Cazorla, pero Juan Pablo volvió a intervenir, siendo el gran protagonista del encuentro.

El técnico del Sporting Javier Clemente, en la grada cumpliendo su segundo encuentro de sanción, hizo dos cambios, dejando en el vestuario al defensa Damián Suárez y al centrocampista Ayoze, por Orfila y Colunga.

Málaga mantuvo su asedio y un córner lanzado por Cazorla, lo aprovechó Rondón, con un remate de cabeza cruzado que batió a Juan Pablo, en el minuto 49.

Pese a tener el marcador a su favor, el Málaga buscó aumentar la ventaja ante un Sporting desdibujado y que pareció resignarse a su suerte, pese a la voluntad de sus jugadores.

Tuvo el goleador Rondón, que se imponía por alto a sus defensores, otra oportunidad, esta vez en un centro de Joaquín, que volvió a rematar de cabeza por encima del larguero.

Los instantes finales fueron intensos, con un Sporting que no tuvo más remedio que lanzarse al ataque en busca de una proeza que no consiguió, y con ello consumó el descenso, mientras se desataba la fiesta en La Rosaleda.