<
>

Argentina goleó a Uruguay con un Messi inspirado

play
Argentina venció a Uruguay 3-0 (4:50)

La selección argentina venció 3-0 a Uruguay en Mendoza y lidera las eliminatorias el mundial. (4:50)

MENDOZA (Télam) -- Argentina conservó esta noche su liderazgo en las
Eliminatorias Sudamericanas para Brasil 2014, al golear a Uruguay
por 3-0 en un áspero clásico rioplatense, que se jugó ante 43 mil
personas en Mendoza por la novena fecha.

Lionel Messi, capitán del equipo de Alejandro Sabella, abrió
el camino del triunfo con un gol de derecha a los 20 minutos del segundo
tiempo y lo cerró a los 34 con un tiro libre. Así, llegó a seis
conquistas y comparte con Gonzalo Higuaín el puesto de máximo
goleador en la competencia.

Sergio Agüero marcó el segundo gol a los 30 minutos, asistido
por Angel Di María, luego de una buena maniobra colectiva.

Argentina, que sumó la tercera victoria consecutiva como
local, manda en las Eliminatorias con 17 puntos, uno más que
Colombia y Ecuador, y visitará el martes próximo a Chile en el
último partido oficial del año.

Uruguay, último campeón y verdugo de Argentina en la Copa
América del año pasado, se ubica cuarto con 12 unidades y jugará la
fecha siguiente con Bolivia en la altura de La Paz.

El juego se planteó con un rival conservador, preocupado en
neutralizar el poderío ofensivo adversario con dos líneas de
cuatro, para lo que sacrificó a un goleador como Edinson Cavani en
la tarea de contener las subidas de Pablo Zabaleta por el sector
derecho.

Con Luis Suárez como única punta definida, el equipo de Oscar
Tabárez le cedió el protagonismo al seleccionado argentino que, de
todos modos, no encontró facilidades para llegar hasta el arco de
Fernando Muslera en la primera parte.

En los 30 minutos iniciales, de absoluto dominio local, sólo
Lionel Messi tuvo lucidez para sortear la marca escalonada, a
partir de inspiraciones individuales frente a la imposibilidad de
combinar con el resto de los componentes de ataque.

Tanto Angel Di María, impreciso por la banda izquierda, como
Sergio Agüero y Gonzalo Higuaín, neutralizados en la sólida defensa
uruguaya, no tuvieron gravitación.

La ocasión más clara del primer tiempo la gestó personalmente
el astro de Barcelona. A los 27 minutos, protagonizó una fantástica
apilada de rivales en espacios reducidos y envió un zurdazo que

rozó el travesaño y se estacionó sobre el techo del arco.

Tras esa acción, Uruguay le puso fin al asedio territorial y
desnudó problemas defensivos sobre el costado derecho argentino,
aunque sin generar real peligro para Sergio Romero.

Apenas un disparo de Cavani de media distancia y algunos
córners ejecutados por Diego Forlán fueron sus intentos para la
búsqueda del gol.

En el comienzo de la parte final, los jugadores evocaron la
épica de fricción de los clásicos rioplatenses, primero en un
revuelo por falta de Javier Mascherano a Diego Forlán y luego por
una temeraria acción de Diego Lugano sobre Romero, en la que el
árbitro le perdonó la merecida expulsión.

El juego, en tanto, no mostraba diferencias respecto de la
etapa inicial. Argentina, abanicado sobre campo rival para abrir la
defensa y Uruguay, replegado.

A los 12, ni Messi ni Higuaín, en segunda instancia, pudieron
aprovechar un desborde de Agüero por la izquierda, que tomó mal
parada a la última línea charrúa.

Sin embargo, el partido tuvo un vuelco impensado en 15
minutos, justamente después de la salida por lesión de Lugano,
porque en la acción siguiente, cuando promediaban los 20, Messi
abrió el marcador, al conectar de derecha, lanzándose al piso, una
asistencia de Di María.

Diez minutos después, el crack argentino comenzó una jugada
por el centro, combinó con Di María y el jugador de Real Madrid
sirvió al "Kun" para el segundo.

Uruguay, totalmente desdibujado, quedó expuesto a la
supremacía argentina, que tuvo su máxima expresión cuando Lionel,
en su nueva especialidad -los tiros libres- burló nuevamente la
resistencia de Muslera.

La goleada fue el cierre perfecto para una gran noche en
Mendoza, donde el público cantó con la ilusión de "volver a dar la
vuelta, como en el '86".