<
>

River venció 2-0 a Atlético Nacional y se llevó la Copa Sudamericana

BUENOS AIRES (DyN) -- River Plate se consagró como el campeón de la Copa Sudamericana y logró conquistar un título internacional después de 17 años, al ganarle la final por 2-0 a Atlético Nacional de Medellín en un Monumental colmado y vestido de fiesta.

Con dos cabezazos de los defensores Gabriel Mercado y Germán Pezzella, River destrabó el partido en el segundo tiempo y se llevó la Sudamericana invicto y de la mano de Marcelo Gallardo, quien al finalizar el partido fue bañado con una ovación de más de 60 mil hinchas, como retribución al desempeño colectivo del equipo en este semestre.

River lo ganó con autoridad y tuvo rendimientos destacados en Leonardo Pisculichi, figura del partido y el más destacado de la Copa, Leonardo Ponzio, y el uruguayo Carlos Sánchez, además de un seguro Marcelo Barovero, quien respondió cuando se le requirió.

En un partido abierto y vibrante, River fue más peligroso, convirtió en figura al arquero rival y no pudo irse al descanso en ventaja por fallar en la definición, principalmente en los pies y la cabeza de Teo Gutiérrez.

La movilidad de Carlos Sánchez, Pisculichi y Gutiérrez fue una constante para que el local pudiera llegar asiduamente delante del arquero argentino Franco Armani, cada vez que aceleró desde mitad de cancha hacia adelante.

A los 3 minutos River avisó con un tiro libre de Pisculichi que Armani sacó con los puños y seis más tarde, el arquero volvió a lucirse al sacar una volea a Sánchez.

Y a los 27 comenzó el duelo Armani-Gutiérrez. Cinco manos a mano tuvo el colombiano de River ante el argentino de Nacional, quien ganó los cinco, el último a los 44 minutos tras una asistencia de Rodrigo Mora.

Atlético fue prolijo en el traslado del balón y mostró interesantes asociaciones en su contragolpe, que desnudaron espacios en la última línea millonaria.

A los 32 Luis Ruiz se lo perdió con un remate que salió cerca del palo izquierdo y a los 39, Marcelo Barovero le sacó el gol a Cardona tras un pase de Berrío.

La última de la etapa le correspondió a River pero fue otra vez de Armani ante Teo.

En el período complementario y después de entrar dormido en los primeros minutos, River tuvo una ráfaga en la que liquidó el partido.

A los 9 minutos Pisculichi ejecutó un corner desde la izquierda y Mercado cabeceó con fuerza a la izquierda del arquero para poner el 1-0.

Y a los 14, en una jugada calcada con el mismo lanzador, Pezzella ganó en su salto y con otro cabezazo al mismo destino que el de su compañero estiró la ventaja.

El equipo visitante sintió el golpe y se desdibujó, allanando la fiesta a River, que pudo aumentar a los 32 cuando un tiro libre de Pisculichi, la pelota pegó en un jugador colombiano y se fue apenas por arriba del arco.

River celebró a lo grande sentirse nuevamente en lo alto del fútbol sudamericano y poner fin a sus 17 años de ausencias.