<
>

La Roma se impone con Moreno en la banca

Napoli empezó la nueva temporada de la Serie A italiana (Primera División) con un triunfo por 3-1 en el campo de Hellas Verona, en una primera jornada en la que el vigente campeón Juventus se impuso por 3-0 ante Cagliari.

El conjunto napolitano, que llegaba al estadio Bentegodi tras ganar 2-0 ante Niza la ida de la fase previa de la Champions League, goleó gracias a un tanto en propio arco del francés Samuel Souprayen y a los tantos del polaco Arkadiusz Milik y del argelino Faouzi Ghoulam.

El equipo que entrena Maurizio Sarri disputó un partido positivo y solo sufrió en los últimos cinco minutos, cuando se quedó con diez y recibió el gol del definitivo 3-1, anotado de penal por Giampaolo Pazzini.

Tras 30 minutos en los que Verona logró contener los ataques da Napoli, el equilibrio se rompió en el 32, cuando el defensa Souprayen marcó en propio arco tras un saque de esquina del español José Callejón.

De allí, los napolitanos tomaron el mando de juego y ampliaron distancias antes del descanso gracias a Milik, que culminó un gran contragolpe liderado por Lorenzo Insigne con un derechazo cruzado que no dio opción al arquero (m.39).

En la reanudación, el conjunto que entrena Maurizio Sarri puso el 3-0 en el marcador gracias a Ghoulam y controló los ritmos hasta el 83, cuando concedió un penal a Verona y se quedó con diez hombres por la expulsión al albanés Elseid Hysaj.

Giampaolo Pazzini transformó desde los once metros y lideró la reacción de los locales, que hasta rozaron el gol del 2-3 con un cabezazo del uruguayo Martín Cáceres.

Pese al sufrimiento final, los napolitanos salieron del Bentegodi con tres puntos que le dan confianza de cara a sus ambiciones de poder pelear este año por un título nacional que le falta desde 1990.

Horas antes, Juventus empezó la defensa del "Scudetto" con un triunfo por 3-0 en el Allianz Stadium contra Cagliari decidido por los goles del croata Mario Mandzukic y de los argentinos Paulo Dybala y Gonzalo Higuaín.

A pesar de sufrir en la primera mitad, en la que Gianluigi Buffon paró un penal al brasileño Diego Farías, los turineses consiguieron un triunfo autoritario y reaccionaron inmediatamente tras perder el pasado domingo la Supercopa italiana contra Lazio.