<
>

River perdió con suplentes frente a Tigre

River, con mayoría de suplentes, perdió 3 a 2 frente a Tigre en el Monumental, en la despedida de la presente Superliga.

El conjunto millonario terminó en la cuarta ubicación, con 45 puntos, ya clasificado para la Copa Libertadores.

Tigre, en tanto, pese a la victoria y la gran remontada de la mano de Néstor Gorosito, perdió la categoría al igual que Belgrano y San Martín de San Juan, ya que necesitaba un empate o una derrota de Patronato, que venció a Argentinos y se quedó en Primera.

El partido fue muy entretenido, por momentos de ida y vuelta. La necesidad del Matador de buscar sí o sí un triunfo abrió espacios para que los dos equipos buscarán el arco rival.

Robert Rojas puso en ventaja al local a los 17 minutos, pero Tigre dio vuelta el marcador con goles de Lucas Janson (29) y Cachete Morales (36 de la segunda mitad). Sin embargo, el final iba a dejar muchas sorpresas.

Hernán López, sobrino de Diego Armando Maradona, a cuatro minutos del final puso la igualdad para los de Gallardo tras un error del arquero Marinelli, pero dos minutos después Juan Ignacio Cavalaro selló el 3 a 2 final.

A esa altura, para Tigre sólo importaba el resultado de Patronato, que ganaba sin pasar sobresaltos, y lo condenaba a la B Nacional.

River puso en cancha un equipo lleno de juveniles, donde Lux, Mayada, Martínez Cuarta, Ponzio y Santos Borré se destacaban como los de más experiencia.

Sosa, Gallardo, Ferreira y Alvarez, sumados a López, Beltrán y Vera, fueron algunos de los jóvenes que se dieron el gusto de jugar en un Monumental lleno, que despidió con aplausos la participación millonaria en el torneo local.

El Muñeco aprovechó la ocasión para preservar a varios titulares de cara al choque que entre semana River tendrá por la Copa Libertadores frente a Alianza Lima, donde la meta será ganar los primeros tres puntos del torneo.

Tigre se fue entre lágrimas por el descenso, pero con la frente en alto tras la gran remontada del final de la mano de Gorosito, donde el equipo sumó ocho partidos sin perder.