<
>

En Barcelona miran con lupa al árbitro del Clásico

play
¿Se juegan La Liga? (1:45)

Conoce el pronóstico de José Ramón Fernández y David Faitelson sobre el Clásico Español. (1:45)

BARCELONA -- La designación del canario Alejandro José Hernández Hernández como árbitro del Clásico del domingo despierta reticencias en Barcelona, donde no se olvida que un error de mucha consideración evitó el triunfo del Barça en el campo del Betis esta temporada o que la pasada, en su primer Clásico, tuvo una actuación muy discutible en el Camp Nou.

“Soy consciente de la responsabilidad que conlleva este partido y del escaparate que es”, afirmó el colegiado, en unas declaraciones a la Cadena Cope en las que, rompiendo la norma habitual del silencio que rodea al estamento arbitral, admitió que su máximo deseo es que al día siguiente del partido “se hable muy poco del arbitro”…

Puede que sea así porque en los días previos, Hernández Hernández ya ha tomado su cuota de protagonismo y si en Madrid puede existir tranquilidad, en Barcelona la presión está en el plano.

Su error, clamoroso, en el campo del Betis cuando un remate de Jordi Alba fue rechazado por Mandi cuando el balón había traspasado clarísimamente la línea de gol ha regresado a la actualidad sin olvidar que, según el entorno azulgrana, dejó sin señalar un claro penalti a Neymar por agarrón y que provocó que el Barça no ganase un partido que, hoy, mantiene una influencia muy clara en la clasificación.

Pero, más allá, también se recuerda que hace ahora un año debutó en un Clásico en el Camp Nou que, ganado por el Real Madrid, provocó las quejas del barcelonismo por no expulsar a Sergio Ramos hasta el minuto 83 cuando mucho antes pudo hacerlo tanto en un codazo a la boca de Alves como en una entrada por detrás a Luis Suárez.

La presión mediática sobre Hernández Hernández es manifiesta en Barcelona ante un partido sin vuelta atrás para el equipo de Luis Enrique, donde existe la conciencia que solo la victoria mantendría las esperanzas del campeón por revalidar el título y evitar que la Liga ya quede poco menos que sentenciada.

“Somos profesionales y sabemos la responsabilidad que tenemos, así que estamos estudiando bien el partido para no cometer errores”, solventó el árbitro en sus declaraciones. Alrededor del Camp Nou, sin embargo, la atención por él es, hoy por hoy, absoluta.