<
>

El Barcelona se 'divorcia' de Qatar sin miramientos

BARCELONA -- El FC Barcelona rompió toda vinculación con Qatar tras descartar de forma definitiva que Qatar Airways se mantuviera atada al club como aerolínea oficial del club. El fichaje de Neymar por el PSG, auspiciado por el Emirato (que es el propietario del club galo a través de Qatar Investment Authority), fue el capítulo definitivo en el alejamiento del Barça con el socio que le acompañó desde 2011.

La directiva azulgrana decidió al comienzo de esta temporada, ya en septiembre, rechazar cualquier tipo de continuidad, a pesar de que en abril ambas partes acordaron verbalmente que Qatar Airways sería hasta junio de 2021 la aerolínea oficial del Barcelona, con un pago global, fijo, de 50 millones de euros (12,5 por temporada) que podía aumentar con diversos bonus.

Aunque la fluidez entre el club y el Emirato se rompió de sopetón en 2015 por entender los ejecutivos cataríes que habían sido maltratados públicamente por el equipo de Bartomeu desde las elecciones a la presidencia del Barcelona, no fue hasta la aparición de Rakuten que se dieron los primeros movimientos para poner en duda el futuro de la vinculación entre Barça y Qatar.

En noviembre de 2016 se hizo oficial la firma entre el club y Rakuten como nuevo patrocinador principal y a partir de ahí se empezó a trabajar, lejos de los focos, con Qatar para mantener su relación. Pero en el verano de 2017 todo se torció. De forma definitiva.

NEYMAR

El fichaje de Neymar por el PSG, que comenzó a gestarse de cara a la opinión pública a mediados de julio a pesar de que tiempo después empezase a conocerse que era sospechado por el Barça desde mucho antes, resultó definitivo para entender la rotura de relaciones. Entre los dos clubs y, también, con el Emirato.

“Qatar apostó por el Barcelona al tiempo que adquiría el PSG pero llegó el momento en que tuvo que decidir y, claro, lo hizo por su propio proyecto”, explicó a ESPN una fuente jurídica, conocedora de las negociaciones que debían mantener a la aerolínea ligada al club y que, aseguró, “este divorcio hace meses que se sospechaba”.

El Barça se sintió traicionado por el PSG, con cuya cúpula creía mantener una buena relación, por su ataque a traición en el fichaje de Neymar. En el Camp Nou se creyeron burlados y a partir de ahí la vinculación entre el club azulgrana y Qatar se entendió acabada.

Unidos sus nombres cuando en 2011 el entonces presidente del club Sandro Rosell calificó al Emirato de “mejor socio” en su presentación como principal sponsor del Barça, al cabo de seis años su separación ha sido sin miramientos ni ningún tipo de cariño. Al contrario, en el club azulgrana crecen las voces favorables a denunciar las prácticas de Qatar…

La estrecha relación de Rosell, encarcelado desde el mes de mayo, con Qatar ha frenado, de momento, que el Barcelona, como club se haya posicionado públicamente en contra del Emirato debido a la afinidad personal del ex presidente con algunos miembros de la junta de Bartomeu con éste al frente.

Pero de cara al futuro inmediato ya no se descarta ningún tipo de escenario. El Barça no contempla ninguna clase de negociación futura con el país árabe ni, tampoco, recuperar relaciones con el PSG.