Fútbol
Jordi Blanco | ESPN Digital 12d

La figura de Paco Alcácer pasó del olvido a la estima

BARCELONA -- Dos goles después la figura de Paco Alcácer ha pasado de olvidada a estimada en el Camp Nou. El valenciano respondió al examen de Valverde y, de pronto, todos los que apostaban por su salida en el mercado de invierno se apresuraron a loar sus virtudes.

En el Barcelona se vislumbran todos los escenarios y la permanencia del delantero valenciano en la plantilla está tan fuera de discusión en la parcela deportiva como es dudosa desde la gerencial. “Su comportamiento es excelente. Tiene ilusión y paciencia y el rendimiento, cuando ha jugado, ahí está” convino Roberto Fernández, secretario técnico del club y que no dudó en defender la apuesta de su fichaje en conversación con ESPN Digital.

En los despachos las cosas se ven de una forma más fría. La poca presencia de Alcácer le colocó hace semanas en el escenario y se recibiría con satisfacción una buena oferta por él porque serviría para adelgazar la masa salarial de la plantilla.

Alcácer no es innegociable, claro, porque esos en el vestuario azulgrana se cuentan con una mano y atendiendo a la situación económica del Barcelona una buena propuesta sería atendida por casi todos los futbolistas. Pero Alcácer, de entrada, ‘no se toca’. “Si miras el ratio de goles y minutos, su papel es muy destacable” destacó el secretario técnico.

“Teníamos una lista, tampoco demasiado extensa, de jugadores para esa posición y él cumplía los requisitos que buscábamos” confirmó Roberto, explicando que la operación “no era fácil”. “No había tantos que quisieran venir sabiendo que serían suplentes. Y que fueran jóvenes. Y que llegasen con buenos números… Si él marcó en Valencia y Getafe estimamos que no sería distinto aquí” solventó el dirigente azulgrana.

El delantero valenciano, de 24 años, suma 11 goles en 33 partidos. Los ha marcado en los últimos 23 encuentros, tras una sequía inicial que mereció el apoyo implícito de sus compañeros de vestuario, pero, más aún, lo destacable es que ha marcado 9 de esos 11 goles jugando como titular. Solo en 2 de sus últimos 9 encuentros como titular, ya fuera con Luis Enrique o Valverde, se ha quedado sin anotar.

“Es un killer, un rematador de primeras, con la ventaja de que en el sistema de Valverde se adapta al mediocampo en labores defensivas” apuntó Pichi Alonso, futbolista del Barça entre 1982 y 1986 y hoy reputado analista televisivo. “No ha tenido demasiadas ocasiones de jugar y estos dos goles le pueden venir muy bien, tanto en su confianza como en la que le pueda dar el entrenador en su esquema” solventó a ESPN Digital Pichi quien en su día tuvo que lidiar con la sombra de Maradona.

CUMPLIR

 

Alcácer vive a la sombra de Luis Suárez como Clares fue el alter ego de Johan Cruyff o Julio Salinas, considerado hoy de forma unánime, sufrió la incomprensión de no pocos hinchas del Dream Team. Ellos dos, como Martí Filosía, Pichi Alonso o el 'Tigre' Barrios fueron goleadores sin la etiqueta de cracks. Y obligados, siempre, a cumplir para evitar la crítica, casi siempre despiadada, de los hinchas.

Manolo Clares llegó al Barcelona en la primavera de 1974 con un bagaje más que satisfactorio de 44 goles en 120 goles y un subcampeonato de Copa en el mejor Castellón de la historia, donde compartió vestuario con Vicente del Bosque. Dejó el club azulgrana cuatro años después, con 53 goles en 123 partidos, un repoker ante el Valencia y una estadística más que aceptable.

“A un ‘9’ se le mide por sus goles. Yo tuve la suerte de coincidir con el 'Flaco' y era un placer jugar a su lado, de la misma manera que para Alcácer debe serlo jugar con [Lionel] Messi” convino Clares, para quien el rendimiento del valenciano es “positivo teniendo en cuenta las oportunidades que tiene”.

En la balanza de Paco Alcácer, claro, pesa de manera incómoda su precio y esa es una circunstancia que no se olvida en el Camp Nou. Costó 30 millones, una cifra que, afirmó Roberto, “no era muy distinta a los parámetros en los que nos movíamos”.

De acuerdo con Luis Enrique el Barça acabó apostando por un jugador que en sus dos últimas temporadas con el Valencia marcó 24 goles en 65 partidos, números más que respetables porque fuera de la comparación imposible con Messi o Cristiano Ronaldo colocan a Alcácer entre los futbolistas con mejor consideración.

Kevin Gameiro, por ejemplo, marcó 24 goles en sus dos últimas temporadas con el Sevilla en 57 partidos y desde su fichaje por el Atlético de Madrid suma 13 en 35 partidos. Luciano Vietto, también relacionado con el Barça, acumula 7 goles en los últimos 46 encuentros y Nolito, presentado en su día como una cuestión de estado, suma 5 en los últimos 28 divididos entre Manchester City y Sevilla.

“Alcácer sabía que venía a ser el suplente de Suárez pero lo hizo con toda la ilusión y eso también lo valoramos” confirmó Roberto, para quien los dos goles anotados ante el Sevilla no cambian la opinión del club, por más que sí lo hayan hecho del entorno.

“Estás en el Barça y estás a la sombra de las estrellas. No es una posición fácil” concluyó el secretario técnico, convencido de que el club acertó con su apuesta. Claro que si llegase al Camp Nou una oferta por él, la opinión de Roberto sería secundaria…

^ Al Inicio ^