Fútbol
Jordi Blanco | ESPN Digital 12d

Neymar bromea con un improbable regreso al Barcelona

BARCELONA -- La visita que efectuó Neymar a Barcelona, aprovechando la sanción que le apartó de un partido del Paris Saint-Germain, sigue dando pie a distintas especulaciones, y después de la insinuación respecto a su arrepentimiento de haber fichado por el PSG, ahora apareció otra, según la cual se habría ofrecido a sus ex compañeros regresar al Barça.

De acuerdo con una información publicada por el diario Sport, el delantero brasileño mantuvo una animada charla en la Ciudad Deportiva del club azulgrana con sus inseparables Lionel Messi y Luis Suárez y, de repente, soltó: “¿Me aceptarían de vuelta?”, con un sonrisa irónica y ocultando en la medida de lo posible sus verdaderas intenciones.

En Barcelona se entiende imposible imaginar el regreso de Neymar al Barça. No solo por la manera en que se marchó y la mala relación que mantiene con la directiva azulgrana sino, igualmente, por el montante económico de una operación que se descarta a todos los niveles.

Sin embargo, esas palabras, mezcladas con todas las informaciones que se repiten procedentes de París, dejan al descubierto que el presente del crack brasileño en el PSG no es, en absoluto, todo lo feliz que habría esperado cuando concretó su fichaje en agosto.

Pocas horas después de conocerse que la relación entre Neymar y Unai Emeryestá poco menos que fracturada, descubrirse que en sus viajes a Barcelona, donde sigue viviendo su hijo, no desaprovecha la ocasión para mantener firme su relación con Messi y Suárez enciende las sospechas.

Neymar es, de momento, la imagen más destacada del millonario proyecto deportivo del PSG. Mantiene el favor de Nasser Al-Khelaifi y es el dominador, por ahora, del vestuario en el Parque de los Príncipes... Pero no todo es de color de rosa como muchos podrían imaginar.

La adaptación del crack brasileño a París no ha sido tan fácil como le resultó en Barcelona y hay quien entiende que sufre una cierta añoranza de sus años en el club español. Hasta el punto que apenas tres meses después de haber aterrizado en la capital francesa ya estuviera, ciertamente, arrepentido de haber dado ese paso en lo que fue el traspaso más grande de la historia del fútbol.

^ Al Inicio ^