<
>

Marcos Alonso, con el corazón dividido

play
Chelsea vs Barcelona para LIBEROPE (6:27)

Champions (6:27)

BARCELONA -- “Yo quiero que gane mi hijo, claro, pero si pasa el Barcelona no me quedaré tampoco descontento. Los sentimientos no se pueden elegir”. Quien dice esto es Marcos Alonso, hijo del Marcos Alonso (Marquitos) que jugó en el Real Madrid, padre del Marcos Alonso que triunfa en el Chelsea y, personalmente, futbolista del Barça entre 1982 y 1987.

En conversación con ESPN, el padre del carrilero del Chelsea muestra su afinidad por los dos equipos, espera, de alguna manera, alegrarse del que gane la Champions, advierte del peligro del equipo inglés y, también, sorprende, con su humildad, al colocar a Maradona un peldaño, o medio, por encima de Messi.

Marcos Alonso Peña fichó por el Barça procedente del Atlético de Madrid en el verano de 1982 en compañía de Julio Alberto y permaneció en el club azulgrana durante cinco temporadas, disputando 219 partidos de azulgrana y convirtiéndose en un jugador de referencia en aquella época para los hinchas del Camp Nou.

Hoy, 10 años después de abandonar una carrera de 14 temporadas en los banquillos de clubs como Rayo Vallecano, Racing de Santander, Sevilla, Valladolid, Atlético de Madrid, Zaragoza o Málaga, sigue atento la carrera de su hijo, surgido de la cantera del Real Madrid, crecido en el Bolton, catapultado en la Fiorentina y estrella en el Chelsea que este miércoles visitará al Barça en el partido de vuelta de octavo de final de la Champions.

“El fútbol nunca es predecible” advierte un Marcos que vivió en primera persona, en mayo de 1986, la derrota del Barça en la final de la Copa de Europa contra el Steaua de Bucarest en Sevilla, fallando uno de los 4 penalties que malogró aquel equipo y que le hace ser, hoy, muy cauto.

“El resultado de la ida es bueno para el Barcelona y es favorito, pero los partidos hay que jugarlos y el Chelsea tiene buen equipo, buenos jugadores y vendrá al Camp Nou con opciones” sostiene el ex futbolista, que advierte que el equipo de Antonio Conte, sin nada que decir en la Premier “estará muy centrado en este partido y en la Champions”.

“Ganar al Barça en el Camp Nou es una tarea muy muy difícil. Es un equipazo y tiene a Messi” destaca Marcos, recordando que en la ida, en Stamford Bridge, “el Chelsea le achuchó mucho, tuvo dos grandes ocasiones con los remates al palo y le demostró que tendrá que sufrir”.

MESSI… Y MARADONA

A la hora de buscar una clave para sentenciar el partido, advirtiendo que será un choque “muy trabajado tácticamente”, aparece de manera obvia el nombre de Messi. “En cualquier momento Leo puede decidir” sentencia el ex futbolista, destacando que, en la misma medida, Hazard es el jugador diferencial del Chelsea.

“Hazard es excepcional… Messi es punto y aparte. El mejor que hay”, resume Marcos, a quien es obligado preguntarle por Maradona, pedirle su opinión con la pesada comparación y descubrir lo que piensa. “Lo siento, para mi Maradona es el mejor que ha habido siempre”, sentencia.

“Son épocas distintas y ahora los futbolistas están mucho más protegidos gracias a la televisión. En aquella época las patadas estaban a la orden del día, era terrible y no existía esta protección” solventa Marcos, quien recuerda que a Maradona “le vi cosas que no he visto nunca más. La duda es saber qué pasaría si hoy jugase Diego, con la protección que tienen los cracks”.

A pesar de ello, el ex futbolista no quiere que se pueda interpretar que reste méritos a Messi “porque no tiene comparación posible hoy en el fútbol”.

LO QUE PUDO SER

En diciembre de 2016, siendo carrilero e indiscutible con la Fiorentina, su hijo Marcos estuvo en la órbita del Barça, especulándose con un fichaje que al final no se produjo. Renovó por la Fiore y seis meses después pasó, por 25 millones de euros al Chelsea.

“Cada uno juega en los equipos que juega… No me sorprendió que no fichase por el Barça ni, tampoco, fue una circunstancia que me supiera mal. Fue al Chelsea y me gusta verle allí” advierte el ex jugador azulgrana, orgulloso de la carrera de su hijo. “Lo está haciendo muy bien; se encuentra cómodo, destaca y tiene aún mucho recorrido por delante”.

“Ojalá el ganador de la eliminatoria sea el que al final gane la Champions” resume Marcos Alonso Peña, autor de un gol legendario, en 1983, que valió una Copa del Rey en una final inolvidable frente al Real Madrid en Zaragoza. ¿Su mejor recuerdo? “No… Mi recuerdo inmejorable fue pasar cinco años en el Barça y estoy encantado de que gane títulos, como también de que pueda hacerlo el Atlético, que es el otro equipo de mi corazón”.