<
>

Barça quiere alargar el contrato de Messi

play
Messi Cirque: la "Pulga" anunció que tendrá su propio show (0:28)

El Cirque Du Soleil brindará un homenaje al mejor futbolista del mundo en 2019 y así lo reveló Lio. (0:28)

BARCELONA -- Leo Messi firmó en noviembre de 2017 su último contrato de renovación con el Barcelona, prolongando hasta junio de 2021 y dejando abierta la puerta a su futuro deportivo a partir de ahí. El club, ahora, estudia cerrar esa puerta, ofreciéndole una nueva prolongación que, además, evite que el crack argentino pudiera en el verano de 2020 tomar la decisión de abandonar el Camp Nou.

La noticia la publicó el sábado el diario Mundo Deportivo, citando fuentes del propio club azulgrana, y no fue desmentida a ESPN por ninguna de las partes. En ella, lo más destacable, se especificó que en el nuevo contrato acordado entre Messi y el Barça existe una cláusula por la que Leo tiene la potestad de marcharse en junio de 2020 siempre y cuando su destino, su nuevo club, no fuera uno de la élite europea.

Quiere esto decir, en pocas palabras, que el capitán tendría en su mano seguir los ejemplos de Xavi o Iniesta, quienes dejaron el Barça para jugar en Qatar y Japón respectivamente, solventando abandonar el club azulgrana para fichar, sin compensación alguna, por ejemplo, por Newell’s o, también, la MLS, cuya especulación ya apareció durante el mes de septiembre.

Aunque la cláusula de rescisión de Messi está cifrada en 810 millones de dólares, el Barcelona entiende un riesgo la existencia de esa otra cláusula que pudiera liberar a su capitán en el verano de 2020, tanto por el crecimiento exponencial que está disfrutando la MLS (con la aparición del Inter Miami CF) como por una propuesta similar a la que aceptó Iniesta desde el Vissel Kobe japonés o, incluso, una posible llamada desde Qatar, acercándose como estará el Mundial de 2022. Y ante ello habría tomado la determinación de dar un paso al frente.

De esta manera, el club azulgrana estaría ya trabajando en una ampliación de su contrato, anulando esa famosa cláusula, que se prolongase al menos hasta 2022 o, incluso, hasta 2023 para asegurarse su permanencia en el Camp Nou hasta los 36 años y presentándole como la estrella más rutilante en la inauguración del nuevo estadio.

El Barça, que no se toma con urgencia el asunto pero sí con firmeza, tiene previsto empezar a confeccionar ese nuevo contrato en los próximos meses y le presentaría la propuesta una vez comenzada la próxima temporada, en el otoño-invierno de 2019, con la intención de no encontrarse con una sorpresa meses después.

“Messi no se quiere marchar del Barcelona”, proclamó hace pocas semanas Josep Maria Bartomeu. El presidente azulgrana, incluso, llegó a proclamar que “espero que aún lo renovaremos porque se reinventa cada año y es cada vez mejor”, lo que confirmaría estos primeros movimientos por parte del club.

La palabra, la decisión, claro, será de Messi. Pero el crack argentino ya empieza a saber que su liderazgo, lejos de estar entrando en una recta final, se considera todavía a largo plazo en un Barcelona que ni se plantea un futuro sin él.