<
>

Barcelona deja sin efecto su disposición de jugar en Miami

play
Gianni Infantino: 'Los campeonatos americanos en América y los europeos en Europa' (0:33)

Para el Presidente de la FIFA no es factible realizar el juego Girona vs. Barcelona en Miami, dado que cada torneo debe jugarse en los lugares que le corresponden. (0:33)

BARCELONA --“La junta directiva del Barcelona ha acordado dejar sin efecto su disposición a jugar en Miami el partido contra el Girona FC, tras constatar la falta de consenso existente en torno a esta propuesta”. Con esta simple comunicación, el club azulgrana dio este lunes por zanjado el partido de Liga anunciado por Javier Tebas para el mes de enero. No habrá partido en Estados Unidos. Esta temporada al menos.

El club azulgrana dejó clara su disposición al viaje a Miami, aceptando que los beneficios del encuentro frente al Girona se repartieran entre los clubs de Primera y Segunda División españoles pero acabó desmarcándose de la aventura al contemplar la imposibilidad de que todas las partes llegasen a un acuerdo beneficioso, con la Federación Española enfrentada a la Liga y la propia FIFA alineándose en contra del presidente de este ente, Javier Tebas.

El mandatario de la competición, quien lanzó la idea antes de conocer la disposición de los agentes implicados, acabó quedándose solo y ni sus proclamas al llevarse a cabo la final de la Copa Libertadores en Madrid sirvieron para cambiar el rumbo de una aventura condenada desde el mes de septiembre al fracaso.

El Barcelona mantiene su disposición a ser protagonista de la aventura, consciente de los beneficios que social y económicamente le provocaría, pero a la vista de los problemas surgidos estos últimos meses solventó este lunes dar un paso al lado.

La Liga, esta temporada, no jugará ningún partido fuera de España. Y será a través de una entente con la Federación, hoy utópica pero no imposible en el futuro, que pueda reconducirse la situación.

Falta por ver qué ocurrirá ahora con el contrato que en su día firmó Tebas con la multinacional de entretenimiento estadounidense Relevent, propietaria de la International Champions Cup, en un acuerdo que establecía jugar al menos un partido de Liga por temporada durante quince años.