<
>

Henry Bonello: El portero al que su padre le heredó 12 goles

play
ESPN Datos: España ganó su juego 18 seguido como local en eliminatorias de la Euro (1:01)

Sergio Ramos marcó ante Noruega y llegó a cinco partidos consecutivos convirtiendo con la roja. En Italia, dos debutantes guiaron el triunfo en una jornada que no tuvo empate en ocho encuentros. (1:01)

BARCELONA -- Henry Bonello, futbolista de 30 años y que pertenece al Valletta, defenderá este martes la portería de la modesta selección de Malta frente a España.

Su nombre salta al primer plano, sin embargo, por un hecho singular: es el hijo de John Bonello, el meta que un 21 de diciembre de 1983 encajó 12 goles en Sevilla defendiendo a la misma selección y frente a la España que en aquel tiempo dirigía el desaparecido Miguel Muñoz.

Aquella noche de diciembre, mítica y legendaria en la historia del combinado hispano, el equipo de Muñoz se jugaba a cara o cruz su clasificación para la fase final de la Eurocopa de 1984. Y el reto era descomunal: precisaba derrotar a Malta por una diferencia de 11 goles para superar en el goal-average a Holanda. De hecho, no se consideraba un reto, sino, simplemente, una utopía.

“Es demasiado bueno para que le marquen tantos goles” se escribió es la jornada previa sin sospechar lo que ocurriría en el campo del Betis… A los 15 minutos marcó el 1-0 Santillana pero a los 24, en la única llegada maltesa al área española, Maceda despistó a Buyo en un rebote. El 1-1 daba por finiquitada la historia, por más que al descanso se llegase con ventaja local por 3-1.

“Han pasado 30 años de aquel partido. ¿Podéis superarlo? El ya lo sufrió suficiente” solventó Henry, su hijo, en una entrevista a la agencia EFE en la que pedía que se dejase de atormentar a su padre por lo sucedido en Sevilla. Ocurrió que durante la segunda parte fueron cayendo los goles hasta que en el minuto 83 llegó el 12-1 definitivo, suficiente e histórico.

España se clasificó para la Eurocopa, en Holanda se sospechó en voz alta que el partido había sido arreglado. A los malteses se les acusó de venderse y en la diana principal quedó por siempre el portero, John Bonello, que sufrió en silencio y hasta tomándoselo todo con resignación hasta que en 2006 protagonizó una campaña de publicidad en España.

La casualidad quiso que Henry Bonello siguiera los pasos de su padre, fuera futbolista, portero, y llegase, jugando siempre en la modesta Liga local, a la titularidad en la selección de Malta, con la que suma 7 partidos en los que ha encajado, curiosamente, los 12 goles que su padre encajó en uno solo.

Al duelo contra España llega el meta con la vitola de héroe después de atajar un penalti a Hendriksson que facilitó la victoria maltesa sobre Islas Feroe por 2-1. Su reto, este martes, es vengar la memoria de su padre, lo que puede considerarse un milagro casi inalcanzable, ante España, que a las órdenes de Luis Enrique vuelve a cruzarse, al cabo de 35 años, con otro Bonello.