Fútbol
EFE 558d

Previo del Grupo C: Polonia demostrará su poder ofensivo

ALEMANIA, LA CAMPEONA DEL MUNDO BUSCA AHORA EL TRONO EUROPEO

La Alemania campeona del mundo viaja a Francia con un claro objetivo: el título europeo y en medio de un proceso en el que el equipo trata de reinventarse con algunos jugadores nuevos que se suman a los que ya antes eran habituales.

De la selección campeona del mundo tres jugadores -Philipp Lah, Miroslav Klose y Per Mertesacker- han puesto fin a su carrera internacional.

El vacío más grande lo ha dejado Lahm, el versátil jugador del Bayern Múnich, para quien no se ha encontrado sucesor en su posición de lateral derecho.

Si se mira la convocatoria, salta a la vista es la escasez de laterales puros, el único es Jonas Hector que juega por la banda izquierda.

El seleccionador, Joachim Löw, lleva dos años enfrentándose a ese problema para el que ha buscado diversas soluciones. La última variante ha sido apostar por una defensa de tres centrales como la que jugó el amistoso contra Italia que se saldó con un triunfo por 4-1.

Otra variante es recurrir a Hector para la banda izquierda e improvisar a Sebastian Rudy o a Emre Can como laterales derechos. En el centro de la defensa Jerome Boateng y Mats Hummels son inamovibles y podrían ser acompañados por Benedikt Höwedes, que jugó todo el pasado Mundial como lateral.

En el centro del campo todo depende de la recuperación de Bastian Schweisteiger y Sami Khedira ya que ambos tienen todavía problemas físicos. Si llegan a tiempo, es de esperar que sean titulares al lado del madridista Toni Kroos.

Para el ataque las opciones de Löw son tantas que puede pensarse que el único fijo es Thomas Müller que podría jugar por la banda derecha o también como delantero centro.

Con la baja de Marco Reus, se abre un tanto del abanico, aunque podría entrar Julian Draxler, del Wolfsburgo, en busca de desequilibrio junto a Mesut Özil, mientras todo indica que Lukas Podolski será otra vez suplente, como lo fue durante el Mundial de Brasil.

El esquema con tres centrales abriría campo para que jugasen los dos -Özil por el centro- sin tener que renunciar a un nueve puro, que sería Mario Gómez.

En todo caso, por lo que ha dicho hasta ahora Löw, todo indica que el once variará a lo largo del torneo según el rival de turno.

Löw ha dicho -en una entrevista con el "Süddeutsche Zeitung"- que ve el torneo dividido claramente en dos fases.

En la primera -que incluye los partidos de la fase de grupos y de octavos de final- Alemania, según Löw, se enfrentará a equipos que -con la excepción de Polonia- procurarán encerrarse atrás y apostar por los contragolpes.

A partir de cuartos empezará la segunda fase con rivales que jugarán de igual de igual. Löw sostiene que precisa un equipo para cada una de esas etapas. En la primera necesita a los luchadores -eso hablaría a favor de Podolski- y en la segunda a los jugadores más técnicos.

LA SELECCIÓN UCRANIANA LLEGA A LA EURO EN PLENA GUERRA CIVIL

La guerra civil en Ucrania ha acabado por salpicar a la selección, que se clasificó por vez primera para una Eurocopa por méritos propios, con futbolistas del Dinamo y el Shakhtar como protagonistas.

La tensión acumulada tras dos años de conflicto estalló en el derbi disputado a principios de mayo entre el equipo de la capital y el club de Donetsk, principal bastión de los separatistas prorrusos.

El internacional Stepanenko celebró la contundente victoria del Shakhtar (3-0) besándose el escudo en un partido disputado en la ciudad de Lvov, cuna de la nacionalismo ucraniano.

Precisamente, el Shakhtar lleva dos años disputando sus partidos en el exilio, aunque los combates a gran escala cesaron hace más de un año, donde para más inri tiene a la afición de Lvov en contra.

Los jugadores del Dinamo consideraron el gesto de Stepanenko una provocación y Yarmolenko, su compañero de selección, lo agredió sin balón de por medio, tras lo que el partido desembocó en una violenta gresca.

Yarmolenko recibió tres partidos de suspensión, pero se negó a disculparse con Stepanenko, al que otros compañeros de selección, como el veterano portero del Dinamo, Shovkovsky, aconsejaron que tomara medidas de seguridad para proteger a su mujer e hijos.

El conflicto amenazaba con poner en peligro la ya de por sí frágil paz en la selección, más aún cuando sus dos protagonistas son titulares indiscutibles para el seleccionador, Mijaíl Fomenko.

Nada más hacerse pública la convocatoria, la federación ucraniana escenificó frente a la prensa la firma de paz entre un sonriente Yarmolenko, quien admitió su culpabilidad, y un serio Stepanenko, aunque todo pareció muy poco creíble.

Lo habían pronosticado los agoreros, que los futbolistas del Dinamo y los del Shakhtar, que acostumbran a responder en ruso a preguntas planteadas en ucraniano, acabarían enfrentándose dentro o fuera del terreno de juego.

Ese es el principal desafío para Fomenko, que cuenta con un centro del campo brillante, pero una defensa débil y carece de un goleador de alto nivel.

Pasan los años y Pyatov (Shakhtar) sigue siendo el indiscutible portero titular, aunque son muchos los partidos en que deja 'vendidos' a sus compañeros.

El centro de la defensa cuenta con el gigantón Khacheridi, capaz de lo mejor y lo peor, al igual que el zurdo Rakitski, aunque éste tiene un buen pase en largo y un potente disparo.

Stepanenko es el pulmón del equipo, ya que es capaz de ayudar en defensa y cubrir las espaldas a los mediocampistas, en especial a Rotán, el futbolista más clarividente del equipo.

Como comprobó el Sevilla en la final de la Liga Europa de la temporada pasada, el futbolista del Dnipró es la clave del fútbol ofensivo, tanto al dar pases de gol, como a balón parado.

Si Fomenko opta por jugadores más defensivos, entonces alineará junto a Rotán a futbolistas del Dinamo como Harmash o Sidorchuk, lo más probable en el primer partido de la Eurocopa ante Alemania.

Pero en caso de que los ucranianos necesiten marcar goles, cuenta con futbolistas jóvenes como Kovalenko, una de las grandes revelaciones de la temporada en el Shakhtar a sus 20 años.

El cuarto centrocampista será con absoluta seguridad Konoplyanka, un jugador desequilibrante que ha tenido un rendimiento peor de lo esperado en su primera temporada en el Sevilla.

La actuación de los ucranianos en Francia dependerá en gran medida del juego del sevillista, que suele jugar en la banda izquierda a pierna cambiada, mientras el jugador más en forma de los ucranianos, el zurdo Yarmolenko, juega por la otra banda.

Campeón de liga con el Dinamo Kiev y autor de dos de los tres goles de su equipo en la repesca ante los eslovenos, Yarmolenko es el futbolista más peligroso de los eslavos y si da la talla en Francia fichará probablemente por un equipo europeo.

Fomenko suele jugar con un solo delantero, puesto al que aspiran Zozulia (Dnipró) y el delantero del Stuttgart, Kravets, mientras el goleador en la repesca ante los eslovenos, Selezniov, lo tiene más difícil tras una difícil temporada en Rusia.

Los ucranianos aspiran a reverdecer los viejos laureles logrados por la generación de Andréi Shevchenko en el Mundial de Alemania 2006, cuando fueron cuartofinalistas.

No obstante, desde entonces los ucranianos no levantan cabeza y ni siquiera fueron capaces de superar la primera fase de la Eurocopa disputada en su país y en la vecina Polonia en 2012.

POLONIA LO APUESTA TODO A LEWANDOWSKI PARA BRILLAR EN LA EURO

Un Robert Lewandowski en plena forma es la gran esperanza de Polonia para hacer un buen papel en la Eurocopa de Francia, donde los polacos se encuadran en el grupo C, junto con Alemania, Irlanda del Norte y Ucrania, y poner fin así a 30 años en los que no ha logrado pasar de primera ronda en un torneo europeo.

El delantero del Bayern de Múnich ha anotado trece goles en la fase de clasificación, lo que iguala el récord del norirlandés David Healy en 2008, y rubrica que Lewandowski llega a Francia en estado de gracia.

El entrenador de los albirrojos, Adam Nawalka, asegura que no cambiaría a Lewandowski ni por Cristiano Ronaldo ni por Messi, y afirma que los números confirman que estamos ante uno de los mejores jugadores del mundo.

Y es que los números hablan sí mismos: con 34 goles en 75 partidos internacionales, parece sólo cuestión de tiempo que Lewandowski supere otro récord, en este caso el de Wlodzimierz Lubanski, el máximo anotador en la historia de la selección polaca con 48 tantos.

Pero no todo es Lewandowski ya que Nawalka se empeña en repetir: "Robert es la estrella absoluta del equipo, pero no somos un equipo de un solo jugador".

"Por supuesto que somos conscientes de su clase y su importancia, pero no olvidemos que también tenemos otros jugadores de gran calidad que forman un equipo cohesionado", dice el técnico polaco.

Entre ellos se encuentran Jakub Blaszczykowski (Fiorentina), Lukasz Piszczek (Borussia Dortmund), Arkadiusz Milik (Ajax) o el sevillista Grzegorz Krychowiak, y se queda fuera el mediocampista del Verona Pawel Wszolek, quien sufrió una fractura en la mano izquierda durante un entrenamiento y se perderá la Eurocopa.

Una curiosidad de esta selección es la trágica historia del futbolista Jakub Blaszczykowski, quien suele mirar al cielo como forma de celebrar cada gol, en recuerdo de su madre.

Con diez años de edad, Jakub sufrió el trauma de presenciar la muerte de su madre a manos de su padre, y el fútbol fue su gran terapia para superar esa situación.

Una historia de superación que forma parte del espíritu de este equipo "cohesionado", con el que Polonia logró en 2014 derrotar a Alemania por primera vez en 19 partidos, al imponerse por 2-0 en Varsovia dentro de la fase de clasificación para esta Eurocopa con goles de Arkadiusz Milik y Sebastian Mila.

Posteriormente los germanos ganaron en Fráncfort (3-1) y aseguraron el primer puesto del grupo de clasificación a Alemania con 22 puntos, por detrás de Polonia, con 21, lo que confirma que ambas selecciones llegan a la fase final de una Eurocopa más igualadas que nunca.

IRLANDA DEL NORTE NO QUIERE PAGAR LA NOVATADA EN SU PRIMERA EUROCOPA

La batalladora Irlanda del Norte de Michael O'Neill, que afronta en Francia su primer gran torneo desde el Mundial de México 1986, no quiere pagar la novatada en su primera Eurocopa.

Treinta años después de su última presencia en una fase final, los de Belfast quieren emular a esa 'armada verdiblanca' liderada por Martin O'Neill y Gerry Armstrong y dirigida magistralmente por Billy Bingham que sorprendió al mundo en España 1982.

Un tanto de Armstrong en el estadio de Mestalla en el partido ante el anfitrión dio a Irlanda del Norte la victoria más famosa en su historia, algo que ahora busca capitalizar una nueva generación de futbolistas del país.

"Es algo que los jugadores saben. Tenemos en el cuerpo técnico a Jimmy Nicholl (lateral en ese partido) y cuenta todo tipo de historias. En el estadio hemos colocado fotografías de éxitos pasados y, claro está, están los del 82. Los jugadores los reconocen y saben que han dejado un legado", comentó en una entrevista el seleccionador O'Neill.

Después de tres décadas de frustraciones, Irlanda del Norte afrontará en Francia su primera Eurocopa. Previamente había disputado tres Mundiales, el ya mencionado de España 1982 y los de Suecia 1958 y México 1986, pero nunca antes un Campeonato de Europa.

Encuadrada en el complicado grupo C junto a la vigente campeona del mundo, Alemania, y a Polonia y Ucrania, el objetivo, en palabras de su entrenador, es disfrutar la experiencia e intentar "hacer un Leicester" y dar la sorpresa.

"No espero que sigamos en el torneo el 10 de julio (fecha de la final), pero tampoco espero que nos vayamos a casa el 23 de junio. Somos el tipo de equipo con el que nadie quiere enfrentarse", aseguró, convencido, O'Neill.

"El Leicester es el club en el que nos fijamos. También el Atlético de Madrid, cuando ganaron La Liga y se quedaron a punto de levantar la Champions League", añadió.

Así, la 'armada verdiblanca', que comienza su andadura en Francia el 12 de junio en Niza frente a Polonia, antes de jugar contra Ucrania en Lyon el 16 de junio y de cerrar la fase de grupos en París con Alemania el día 21, quiere llegar con vida a la tercera jornada con la 'Mannschaft'.

O'Neill se encomienda a sus dos estrellas, el centrocampista del Southampton Steven Davis y el delantero del Norwich City Kyle Lafferty, con escaso protagonismo en su equipo, pero autor de siete tantos en la fase de clasificación, para mantener vivo el sueño de los suyos.

Los norirlandeses han sufrido, sin embargo, un fuerte contratiempo: la ausencia por lesión del lateral izquierdo titular Chris Brunt. El carrilero del West Brom, un fijo para O'Neill durante la fase de clasificación, se rompió el pasado mes de marzo el ligamento anterior cruzado y no viajará a Francia.

Todo apunta a que el central del Watford Craig Cathcart ocupará el puesto en el costado izquierdo, aunque O'Neill también ha probado un once con tres zagueros centrales y dos carrileros largos.

La portería parece tener dueño, el guardameta del Hamilton escocés Michael McGovern, aunque el veteranísimo Roy Carroll, de 38 años, antiguo jugador de Manchester United, West Ham, Wigan, Derby Count y Olympiakos, entre otros, y quien debutó con la selección en 1997, podría arrebatarle la titularidad.

^ Al Inicio ^